El Padre Nuestro (7)


El Padre Nuestro.

Séptima afirmación: “Porque tuyo es el reino el  poder y la gloria, por los siglos de los siglos, amén”. Lo llaman “La Doxología”, por la suprema alabanza que expresa, sin embargo, no está incluida en todas las traducciones bíblicas. Fue incluida por algunos copistas de principios de la era cristiana porque les pareció bien. En algunas Biblias está y en otras no, depende de en que rama del cristianismo estés, formará parte de tu Padre Nuestro o no. Esta afirmación es una sencilla exposición de lo que venimos comentando desde un principio: que no es la letra de la Biblia lo que nos debe impulsar en nuestro camino sino el espíritu de la Biblia, pues como éste, otros textos fueron incluidos por los copistas y traductores. Algunos con buena intención y otros con no tan buena. Además, en la letra de la Biblia, está la componente subconsciente del escritor que aunque escribía inspirado por el Espíritu Santo, no siempre era un canal perfecto. Como todo predicador, como todo maestro humano. También está la componente consciente. Maestros con buena intención que enseñan tradiciones de los hombres como si fueran Palabra de Dios. Pasa en la vida cotidiana y se puede observar claramente en alguno de los escritores bíblicos.

A muchos nos han enseñado que la Biblia es perfecta y que no debemos dudar de sus escritos sagrados, pero debemos preguntarnos, si queremos crecer, si verdaderamente es así. Si esa es la verdad de Dios. Nos gusta la idea inocente de que la Biblia es un manual de instrucciones para seguir al pie de la letra y así no tener que pensar, no tener que decidir, pero ese no es el propósito de Dios para nuestra vida. La Biblia no es ese libro con hojas y tinta sino el espíritu del libro, igual que la iglesia no es el local, el edificio, sino las personas que creen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *