El Secreto


El Secreto

La posición del observador ante un objeto complejo determina la visión que tiene de él.

Comprender y buscar el secreto oculto del poder de la mente sobre la materia, ha fascinado y fascina el corazón y la mente del ser humano.

Mucha gente se ha visto fortalecida por las enseñanzas de este movimiento que empezó en un sencillo libro y otras muchas personas se han visto muy frustradas por las mismas enseñanzas.

¿Qué hace que para unos sea tan exitoso y para otros tan desagradable?

La Ley de la Atracción, base principal del Secreto, como todas las “leyes” metafísicas, no se sujetan a la forma científica habitual en la que estamos acostumbrados a analizar las cosas, no hay un método válido actualmente aprobado por la comunidad científica que corrobore lo que muchos intuimos. Como todas las cosas relacionadas con la metafísíca y la mecánica cuántica dependen del observador. Las creencias y energías que este transmite influyen sobre los resultados del análisis.

Esto no le quita veracidad a la Ley de la atracción pero dificulta su clasificación en el entorno científico.

Lo que yo he entendido en esta vida, es que un enfoque correcto de la Ley de la Atracción pasa por la acción. Cuando se dice “pide tus deseos y espera que Dios – Universo responda” muchos interpretan que esperar es estar quietos sin hacer nada, pero nada más lejos de la verdad. Esperar es liberarse del apego al resultado.

No es habitual que las personas consigan el éxito o las metas marcadas sin que medie esfuerzo, acción y determinación por su parte. Los milagros suceden y lo sobrenatural existe, el escepticismo es una posición, en mi opinión, errónea. Pero la fe y la acción deben de ir de la mano. Mira la historia.

Muchas personas que desean iniciarse en los caminos de la metafísica, el poder de la mente, las actitudes positivas, los milagros y en definitiva toda esta medio ciencia medio intuición, se frustran porque sueñan y no pasa nada, o toman acciones pero no obtienen los resultados deseados. Pero incluso Dios tardó siete días en hacer el mundo.

Yo siempre pongo el ejemplo de Jack Canfiel y Mark Victor Hansen cuando escribieron “Sopa de pollo para el alma”  Ellos tardaron casi dos años en escribirlo y una de las claves que enseña el libro es a confiar en el “Universo” cuando uno tiene un sueño. De hecho en un vídeo que vi de Jack Candfiel el dice: “Escribimos el libro y luego dejamos el resultado al Universo”.  Lo que no dicen es que Jack escribió a 134 editoriales antes de conseguir que una editorial se interesara por el libro. Dicho así puede pasar desapercibido, pero eso son muchas horas escribiendo cartas, muchas llamadas telefónicas, visitas, viajes, trabajo, trabajo, trabajo, mucho tesón y mucha fuerza de voluntad para sobreponerse a la frustración humana que todo hijo de vecino padece.

Dicho esto, te invito a ver la película del Secreto y que te dejes llenar por la magia de la fe y la convicción de que eres un Ser divino capaz de hacer cualquier cosa que te propongas si:

1.- Tienes claro lo que quieres

2.- Amas intensamente tu obra, confías que todo va a ir bien y descansas en Dios – Universo.

3.- Trabajas, trabajas y trabajas hasta conseguirlo.

 

Ver la película  –  Ver entradas del Blog acerca de El Secreto

 

What Is The Secret

Logo insertado con licencia http://www.whatisthesecret.tv/link-to-us.html