Nuevo Pensamiento

Durante mucho tiempo hemos creído lo que nos habían dicho que debíamos creer. No hablo solamente de esta generación (que también), sino de la humanidad en general.
 
Pero ahora, se está desarrollando con fuerza una nueva manera de pensar, de ver la vida y la relación del hombre con Dios y entre sí. Una nueva espiritualidad está forjándose.
 
Es una relación espontánea que nace de la conciencia de cada individuo a quien se le atribuye la máxima autoridad (a la conciencia) en su relación con el mundo espiritual. Sin necesidad de títulos ni organizaciones para conducirnos a Dios, sin juicios ni escalas de valores, sino que cada individuo llega a ser consciente de formar parte de un Todo inseparable, donde nadie hay mayor ni más “conectado” con Dios, sino que cada uno en particular, no por sus propios méritos, sino debido a Quien es Realmente, irradia la luz que ilumina al mundo.
 
Es el resplandor de la segunda venida, es una nueva era, una nueva manera de pensar.

El poder de la oración



La oración es una fuerza tan poderosa… La hemos subestimado tanto…

 La oración puede mover montañas si tan sólo se lo permitimos. Si sólo te dieras cuenta de lo poderosa que la oración puede ser… nunca te sentirías sin esperanza.

Puedo hablar y pedir a los ángeles por ayuda, les pido a los ángeles interceder, pero yo no rezo a ellos. Rezo sólo a Dios. La oración es la comunicación directa con Dios.

No se ora nunca solo. Cuando oras a Dios hay una multitud de ángeles de oración allí, rezando contigo, sin importar tus creencias religiosas o cómo te comportas. Ellos están ahí mejorando tu oración, intercediendo en tu favor e implorando a Dios que conceda tu oración.

Cada vez que oramos, incluso si es sólo una palabra, los ángeles de la oración son como un río sin fin, que fluye a una velocidad tremenda hacia el cielo con nuestras oraciones.

Nada es demasiado trivial … o demasiado grande para orar por cualquiera de los dos. A veces, nos sentimos abrumados por una situación como una guerra o una hambruna y sentimos que no podemos hacer nada para ayudar. Sí podemos. Podemos orar. Cuando nos sentimos conmovidos por algo que vemos en las noticias de la televisión o leído en un periódico, podemos decir una oración…

Cuando escuches una ambulancia o pases junto a un hospital, di una breve oración para quien está enfermo y para aquellos que cuidan de ellos.

Cuando ves a alguien en dificultades en la calle, di una oración por él. Todos tenemos que ampliar nuestro círculo de oración fuera de nosotros mismos, nuestra familia y amigos.

Estás llamado a orar por los demás – incluyendo a las personas en el mundo a quienes nunca has conocido.

Creo que todos y cada uno de ustedes ha tenido una demostración el poder de la oración en su propia vida. Piensa en ello!

Traducido de la web de Lorna Byrne.
http://www.lornabyrne.com/prayer/the-power-of-prayer/

La verdad más básica

Todo lo que haces, lo haces por ti mismo.

Esto es verdad, porque tú y todos los demás son Uno.

Lo que hagas por otra persona, lo harás par ti. Lo que no hagas por otra persona, no lo harás para ti. Lo que es bueno para otro, es bueno para ti y lo que es malo para otro, es malo para ti.

Ésta es la verdad más básica. Sin embargo, es la verdad que con mayor frecuencia ignoran.

Cuando tiene una relación con otra persona, esa relación sólo tiene un propósito. Existe como un vehículo para que decidas y declares, para que crees y expreses, para que experimentes y cumplas tu noción suprema de Quién Eres Realmente.

Si Quien Eres Realmente es una persona amable y considerada, cariñosa y compartida, compasiva y amorosa, entonces, cuando estás siendo estas cosas con otros, está dando a tu Yo la experiencia suprema por la cual llegaste al cuerpo.

Por ese motivo tomaste un cuerpo, porque sólo en el reino físico de lo relativo podrías conocerte como estas cosas. En el reino de lo absoluto, del cual procedes, esta experiencia de conocer es imposible.

(conversaciones con Dios III. Neale Donald Walsch)

El trabajo más importante


Utiliza tu vida como una meditación y todos los eventos en ésta.

Camina en la vigilia, no dormido. Muévete con perfección, no sin ésta y no te detengas en la duda ni en el temor, tampoco en la culpa ni en la auto recriminación, reside en el esplendor permanece con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno Conmigo. Siempre eres bienvenido. Bienvenido a casa.

Porque tu hogar es Mi corazón y el Mío es el tuyo. Te invito a ver esto en la vida como con seguridad lo verás en la muerte. Entonces sabrás que no hay muerte y que lo que has llamado vida y muerte son partes de la misma experiencia sin final.

Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será, un mundo sin final.

(Conversaciones con Dios III. Neale Donald Walsch)

El sometimiento eclesiástico

Cuando una persona toma la decisión de caminar en lo espiritual y va descubriendo lo efímero que es este mundo y la felicidad de dejarse llevar por el Espíritu, se da cuenta que no puede permanecer sometido permanentemente en lo espiritual a otros hombres.

La idea de organizar lo espiritual en jerarquías y de recibir títulos de padre, pastor, apóstol, don, comandante… etc. es una idea humana. Eso está bien para la empresa, las organizaciones, el ejército, el gobierno… es necesario (imagina un ejército sin jerarquía!!), pero en lo espiritual, las jerarquías tienen que ver más con lo funcional que con el grado.

Incluso la propia Biblia lo dice:

«El viento sopla por donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquél que es nacido del Espíritu.»

Lo espiritual se rige por la Unidad con el Todo. Con la Fuente única, confirme a la voluntad de Dios en armonía para con todo el mundo.

 

La libertad en el Espíritu

El concepto, la idea, el conjunto de creencias que los hombres tenemos acerca de Dios necesita estar en constante evolución ya que va creciendo en cantidad y calidad a medida que la humanidad está preparada para saber más de Dios.

Unos se aferran a las creencias antiguas y otros se dejan llevar por las nuevas. No hay una seguridad en “lo nuevo” como la hay en “lo de toda la vida”. Porque “lo nuevo” es dejarse llevar sin saber muy bien a dónde vas.

Cuando una persona toma la decisión de caminar en lo espiritual y va descubriendo lo efímero que es este mundo y la felicidad de dejarse llevar por el Espíritu, se da cuenta que no puede permanecer sometido a otros hombres en lo espiritual durante mucho tiempo.

La idea de organizar lo espiritual en jerarquías y de recibir títulos de padre, pastor, apóstol, don, comandante… etc. es una idea humana. Eso está bien para la empresa, las organizaciones, el ejército, el gobierno… es necesario (imagina un ejército sin jerarquía!!), pero no para lo espiritual.

Incluso la propia Biblia lo dice:

«El viento sopla por donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquél que es nacido del Espíritu.»

Lo espiritual se rige por la Unidad con el Todo. Con la Fuente única, confirme a la voluntad de Dios en armonía para con todo el mundo.

 

Tolerancia Vs Religión

Prefiero tolerar el “pecado” que forzar la fe, pues ni la Fe, ni el Amor, ni el Despertar, ni ninguna de las “cosas de Dios”, pueden permanecer si surgieron del temor o la obligación.
 
Cada persona ha de despertar en su tiempo, ha de amar de su propio corazón, ha de tener Fe de su propia convicción. Prefiero tolerar lo que algunos llaman pecado, sí.

Mientras tanto, amaré por los que odian, tendré Fe por los que lo ven todo negativo, aceptaré mi dolor por si de alguna manera puedo llevar el suyo y hablaré de Dios, porque la fe viene por el oir.
 
Algunos cristianos muy Bíblicos me atacan y me dicen que no soy de Dios porque enseño «un evangelio  diferente». No me importa porque yo fui así.
 
Pero el evangelio es el mismo, «Cambiad de dirección porque el reino de los cielos no está allí lejos, sino dentro de ti, eres tú»
 
Ama a Dios con todas tus fuerzas, y ama a los demás como a ti mismo.
 
Una analogía  graciosa si me lo permites:
 
En el cristianismo clásico se enseña algo así
 
«Si comes setas no comestibles, puedes llegar incluso a morir. Ten cuidado pues y no comas setas venenosas. No digas que no te adverti»
 
En esta nueva espiritualidad decimos» Todas las setas son comestibles…
 
 
 algunas solo una vez» 🙂
 
.

Amad a vuestros enemigos

“cuando estés rodeado de oscuridad, no la maldigas ni te enojes con ella, pues eso sólo te traerá más oscuridad. Mejor sé la Luz dentro de la oscuridad, y no te enojes por ello. Entonces, sabrás muy bien quien realmente Eres, y los demás también lo sabrán. ¡Deja que tu Luz brille tanto que haga saber a todos lo especial que Eres!…

 

Bueno, ser la Luz es ser especial, y ser especial tiene muchas partes. Es especial ser generoso. Es especial ser creativo. Es especial ser paciente, servicial, amigable, feliz, amoroso. Puedes ser todo esto, o cualquier parte de especial que tú desees ser, en cualquier momento. Eso es lo que significa Ser la Luz.”

 

(La pequeña alma y el Sol. Neale Donald Walsch)

Está escrito como un cuento infantil, pero resume de una forma preciosa el sentido de la vida. Muy recomendable)

La paciencia es una virtud

La paciencia es una virtud.

Suena a tópico, pero es que es verdad.

En este mundo actual que todo se quiere enseguida, instantáneo mejor, es difícil acordarse que las cosas espirituales, la interacción del pensamiento con la Mente Universal, es una cuestión de paciencia y perseverancia. De seguir declarando lo que no se ve como si ya fuera. Aunque lo que vea sea absolutamente contrario. No es fácil, porque la mente colectiva nos arrastra corriente abajo, pero es la enseñanza de todos los maestros, de todas las culturas, a lo largo de toda la historia.

Despertar a la vida

Utiliza tu vida como una meditación y todos los eventos en ésta. Camina en la vigilia, no dormido. Muévete con perfección, no sin ésta y no te detengas en la duda ni en el temor, tampoco en la culpa ni en la auto recriminación, reside en el esplendor permanece con la seguridad de que eres muy amado. Siempre eres Uno Conmigo. Siempre eres bienvenido. Bienvenido a casa.

Porque tu hogar es Mi corazón y el Mío es el tuyo. Te invito a ver esto en la vida como con seguridad lo verás en la muerte. Entonces sabrás que no hay muerte y que lo que has llamado vida y muerte son partes de la misma experiencia sin final.

Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será, un mundo sin final.

(Conversaciones con Dios III. Neale Donald Walsch)