Nuevo Pensamiento

Durante mucho tiempo hemos creído lo que nos habían dicho que debíamos creer. No hablo solamente de esta generación (que también), sino de la humanidad en general.
 
Pero ahora, se está desarrollando con fuerza una nueva manera de pensar, de ver la vida y la relación del hombre con Dios y entre sí. Una nueva espiritualidad está forjándose.
 
Es una relación espontánea que nace de la conciencia de cada individuo a quien se le atribuye la máxima autoridad (a la conciencia) en su relación con el mundo espiritual. Sin necesidad de títulos ni organizaciones para conducirnos a Dios, sin juicios ni escalas de valores, sino que cada individuo llega a ser consciente de formar parte de un Todo inseparable, donde nadie hay mayor ni más “conectado” con Dios, sino que cada uno en particular, no por sus propios méritos, sino debido a Quien es Realmente, irradia la luz que ilumina al mundo.
 
Es el resplandor de la segunda venida, es una nueva era, una nueva manera de pensar.