La ley de la atracción desde la experiencia

La Ley de la Atraccion

 

Mucho del material que he leído acerca de la Ley de la Atracción enseña que esta ley está basada en el deseo. Muchos dicen que un pensamiento que conlleva un fuerte deseo se convierte en un imán que atrae al objeto del deseo.
Sin embargo esto no me parece que sea del todo cierto.
Y si no, explícame esto: Todo el mundo desea tener el suficiente dinero para vivir bien y si es posible muy bien. Todo el mundo lo desea y mucho. Si el deseo fuera el núcleo de la Ley, esta se cumpliría en la mayoría de las personas. Pero no es así. La mayoría de las personas sobreviven con lo justo. Si el deseo fuera la clave, todo el mundo sería rico, porque todas las personas que yo conozco desean ser ricas o al menos tener abundancia.

Es más, te diré categóricamente que no puedes atraer nada que desees.

El deseo es un arma de doble filo, porque cuando deseamos algo, generalmente, casi la mayoría de las personas, lo hacemos desde la perspectiva de la falta de aquello que deseamos. Notamos que nos falta dinero, salud o amor y lo deseamos. Intensamente incluso, pero desde la mente, desde la emoción que siente su ausencia.
Este estado es el que predomina en nuestro subconsciente, “estado de carencia” y por lo tanto nuestra energía vibra en ese tono y supongo que sabes que los tonos armónicos intercambian sus vibraciones, que trasladado al mundo dual en el que nos movemos, significa que nuestro estado mental de carencia atrae una realidad de carencia.

También hay que decir que no se puede atraer conscientemente aquello que se desea, porque la ley de la atracción consciente funciona desde la convicción de que aquello que se deseaba en el pasado ya se tiene en el presente. Esto es muy, pero que muy difícil de creer. Uno puede decirse “soy rico” o “estoy sano” mil veces, pero si la evidencia es otra, va a ser muy difícil que el subconsciente se lo crea.

Te comparto brevemente estos conceptos, para que no te frustres si llevas 30 años deseando algo que no acaba de llegar y estás a punto de rendirte.

Por eso mucha gente dice «es mejor que no tengas sueños» porque han experimentado primero frustración año tras año y segundo que al dejar de desear han tenido «la suerte» de que algunos sueños se han cumplido.

El éxito de la Ley de la Atracción consiste en visualizar el momento en el que  estamos disfrutando aquello que nos gustaría tener (En lugar de desear que llegue), a la par que se estable un plan viable, creíble para nosotros mismos de cómo vamos a hacer para llegar hasta ahí.

No es mi intención escribir un tratado sobre la Ley de la Atracción, pero te animo a que vivas tu presente con gratitud, enfocándote en las cosas que sí tienes ahora dando gracias de corazón e imaginarte dentro de dos tres años (o el tiempo que creas necesario) disfrutando de aquello que deseas.

.