Un mundo psicótico

Vivimos en un mundo ajetreado, lleno de actividades y responsabilidades que nos dejan muy poco tiempo para pensar. La sociedad “occidentalizada” a lo largo de la historia, ha mejorado mucho en muchos aspectos, y hemos de agradecer esta libertad para decidir lo que creemos, la cantidad de información a disposición de todos y el libre derecho de reunión, entre otros. Pero el sistema del mundo también a mejorado sus técnicas para que permanezcamos en él. Desde el sistema educativo, el trabajo competitivo o el entretenimiento servido en bandeja. Todo para que no pienses y te preguntes qué haces aquí.

.

Párate un rato. No sigas leyendo. Cierra tus ojos… ¿Padre, por qué estoy aquí?

.

.

.

Este mundo que vemos, en realidad no es. Es como una ilusión. Como un sueño, aunque muy real para nosotros. Tiene ciencia, con leyes poderosas y energía sin límite cuyo propósito es atrapar nuestra alma y que permanezcamos aquí, una y otra vez, alimentando la Mente. En un abrir y cerrar de ojos todo lo que vemos desaparecerá, porque nunca existió. Solo el espíritu eterno permanecerá pues solo hay un camino y es el de regresar a Dios.

En un momento dado, nuestro espíritu decidió separarse aparentemente de Dios y vinimos a parar a este mundo psicótico. Necesitamos regresar al Padre. Jesús dijo: “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por mí”. Algunos han usado esto para decir que el cristianismo es el único camino, pero El no dijo eso. Sigamos sus enseñanzas, vivamos su ejemplo, seamos Uno con El.