Abrid vuestra mente

El ser humano no tiene la capacidad, (ni podría soportarlo por ahora) de comprender la totalidad de Dios. Cada cual, a lo largo de la historia, ha tenido la oportunidad de comprender algo, una parte, de la Verdad. Así nosotros, en esta época y en esta cultura, solo conocemos una parte de la Verdad y por eso nos cuesta aceptar otras interpretaciones, porque nos parecen un error.

Estando el maestro, Jesús, en Israel con sus discípulos, vieron a un hombre que echaba fuera demonios pero que no pertenecía al grupo. Los discípulos fueron y se lo prohibieron. Seguramente no vestía igual, no hablaba igual, y predicaba el gnosticismo (por decir algo), pero Jesús fue claro: “No se lo prohibáis” porque el que no es contra nosotros por nosotros es.

Jesús enseñó la verdadera libertad, aunque los hombres, después, siguieron actuando como lo hicieron sus discípulos en este caso: prohibiendo todo lo que no les encajaba en nuestra diminuta mente humana.

Open your mind!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *