El secreto es un superventas publicado en 2006, escrito por Rhonda Byrne y basado en la escuela de pensamiento y trabajos previos de William Walker Atkinson.

La película El secreto fue publicada el mismo año en DVD antes que el libro. El tema central de la obra es que enfocarse en cosas positivas puede modificar los resultados, incluyendo mejoras en la salud, riqueza y felicidad. Luego de ser presentado en dos episodios de Oprah, el libro alcanzó el máximo de la lista de ventas.

La obra alcanzó así mismo un alto nivel de notoriedad y crítica por parte de aquellos que adujeron que se engañaba a los lectores asegurando que el pensamiento positivo por sí solo es capaz de influir la vida real. No existe evidencia científica que demuestre la influencia del pensamiento positivo por sí solo en la realidad, si bien la utilidad del mismo es absolutamente aceptada por los psicólogos, siempre que esté acompañada de procedimientos y acciones en pos de un objetivo, es decir, como complemento para potenciar el éxito.1

Rhonda Byrne escribió una continuación de El secreto titulada El poder, lanzada el 17 de agosto de 2010, e inspirada en cientos de consultas recibidas de lectores del primer libro.

Asimismo, y siguiendo la estela de éxito de sus anteriores obras, en 2012 lanza su tercera obra ‘La magia’ en la que aboga por el uso del agradecimiento como una herramienta poderosa para aplicar con la ley de atracción.2

Sembrar, sembrar, sembrar y cosechar

“Como piensa el hombre en su corazón, tal es él”  (Proverbios)

Lo que llena nuestros pensamientos, nuestro corazón, es lo que acabamos manifestando en el exterior. Claro que no podemos esperar resultados inmediatos, si todo lo que el  hombre deseara se cumpliera, estaríamos perdidos. Se trata, como siempre, de sembrar primero.

La ley de la cosecha es cosechar más de lo que se siembra. Siembra un acto, y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosechas un carácter. Sembrar un carácter y cosechas un destino. (James Allen)

Declaración de prosperidad

Un error común que se produce al estudiar metafísica y aprender las leyes que rigen el universo, es caer en la tentación de poner el carro delante del caballo. Me explico: Muchos son los que enseñan cómo comprender las leyes espirituales metafísicas y sacarles partido en beneficio propio y en el de los que nos rodean. La ley de atracción, el pensamiento positivo, las declaraciones de prosperidad, dar para recibir… etc. Esto no es malo en si mismo, solo es inteligencia. Pero muy pocos los que plantean que el propósito de nuestra existencia aquí, es regresar a Dios. Todo lo demás es en vano porque  de nada sirve toda la abundancia si uno tiene una enfermedad mortal.


Así, primero el ser humano debe reconciliarse con Dios y llegar a la convicción que este  mundo es efímero y no es el propósito de nuestro existir. Que aunque tuviera todo el oro del mundo no es comparable con ser consciente de que soy uno con Dios. Por eso dice: “Busca primero el Reino de Dios y lo demás te será añadido”.

– – –
Dicho esto aquí va una bonita y práctica declaración para el día de hoy:

Hoy manifiesto prosperidad, porque pienso en prosperidad.

Apruebo mi presente, sé que voy a tener un futuro aún mejor

Pienso y Agradezco la vida de prosperidad Y atraigo riquezas en abundancia.

Visualizo mis deseos una y otra vez y materializo, ellos se hacen reales ahora, los recibo ahora, siento gozo y felicidad, porque todo lo que me propongo se materializa…

Visualizo éxitos y recibo éxitos en abundancia, de todas partes.

Soy el creador/ la creadora de mi universo de prosperidad.

Determino mi deseo y éste se materializa en mi vida

Me trato con mucho amor, como quiero que me traten los demás…. Como yo les trato a ellos.

Lleno mi interior en plenitud….

Ahora puedo comenzar a manifestar la prosperidad.

Pienso en las personas que amo, pienso y me concentro en las personas que me rodean y ellos están cambiando, cada día hay mayor entendimiento y bienestar.

Hoy me siento sano/ sana, estoy fuerte, tengo salud en abundancia, puedo hacer de todo y no me canso.

Mi mente también está renovada y tengo ideas nuevas de éxito.

Poderosa mente

Lo que  quieras que tú esperes normalmente, o aquello con que tú cuentas en mal o en bien, ésa es la condición en que vives o verás manifestarse.

La dificultad de este razonamiento es que la mayoría de estas percepciones de la vida ocurren en la mente subconsciente. El estudiante de metafísica, debe entrenar su mente para pasar los conceptos de la mente consciente, (lo que quiere y desea que sea) a la mente subconsciente o dicho de otro modo al lugar donde algo se cree y se practica sin darse uno cuenta.

Algunos me dicen que estas cosas son tonterías y no creen que sea verdad y yo les digo: ¿tú te pondrías delante del espejo cada mañana diciendo: soy el más tonto del mundo, un inútil, feo y no valgo para nada? ¿lo harías? A que no. Pues entonces sí crees.

Cuando una creencia negativa está alojada en el subconsciente, por ejemplo lo que nos decía nuestra madre de pequeños: ¡si se te enfría el sudor te acatarrarás! éste (el subconsciente) actúa como un robot, hace lo que se le enseñó sin preguntar: Sudor frío – provocar catarro. Así no solo con nosotros mismos sino que trata de influenciar en el entorno.

La manera de quitar una sentencia negativa es mediante otra positiva. Es lo que en metafísica se llama “hacer un tratamiento”.

Siguiendo el ejemplo del catarro, primero debo negar. “No quiero el catarro, no lo acepto y no estoy de acuerdo en tenerlo” Después debo afirmar: “Soy un hijo de Dios y mi cuerpo debe manifestar la plenitud y la salud”.

Si tuviésemos fe como un grano de mostaza, esto sucedería inmediatamente, sino, hemos de confesarlo durante el tiempo suficiente para llegar a creerlo y poco a poco, nuestra fe irá creciendo. Al igual que en física tradicional el tiempo y el trabajo están directamente relacionados para producir una potencia, (con poco trabajo y mucho tiempo se consigue la misma potencia que con poco tiempo y mucho trabajo), así en las cosas espirituales, el tiempo siempre juega en nuestro favor. Ser constantes con poca fe durante mucho tiempo producirá el mismo resultado que ser constantes con mucha fe durante poco tiempo. Cada cual tiene lo que tiene y no ha de preocuparse por ello. Vamos creciendo.

La negación debe realizarse una única vez y declara que ya está dicho y hecho. Ya que es contraproducente enfocar en lo negativo.

La afirmación debe repetirse una y otra vez hasta que penetre en el subconsciente.

La mente es poderosa. Muchas de las situaciones que nos rodean solo son proyecciones de nuestra mente inconsciente. La mente no es el cerebro. Éste es el hardware solamente. El soporte físico para que la mente pueda relacionarse al nivel de la forma.

LO QUE PIENSAS SE MANIFESTARÁ. No solamente en tu cuerpo y tu carácter. En lo exterior. En lo material. En tus condiciones. En lo que te ocurre. TU PROPIO CONCEPTO ES LO QUE TÚ VES SUCEDER.

Si tienes formado el concepto de que la buena salud es el estado natural del hombre, serás de constitución saludable. Si tu concepto es que la riqueza es inevitable, es más probable que termines siendo rico. Decide considerar si tu destino es la pobreza, los accidentes, la muerte, los achaques de la vejez, la mala suerte,  ser víctima de la maldad, la lucha constante… o por el contrario considerar que tu destino es la riqueza, el bienestar, la vida eterna,  una madurez dorada, la buena suerte, ayudar a los que han perdido el rumbo, la plenitud sin esfuerzo…  se trata de una elección que primero sucede en la mente.

Siete principios de metafísica (4)

Siete principios básicos de metafísica.

4.- El principio de la polaridad.

«Todo es dual, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.»

Este principio debe ser interpretado desde el punto de vista de lo que se puede observar en este universo, es decir,  de lo que los seres humanos somos capaces de ver.

Este principio explica que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos, y que los

«opuestos» no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos. El calor y el frío, aunque opuestos, son realmente la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados de aquella.

El mismo principio opera de idéntica manera en el plano mental. Tomemos, por ejemplo, el amor y el odio, dos estados mentales completamente distintos aparentemente, y notaremos que hay muchos grados entre ambos; tantos,

que las palabras que nosotros usamos para designarlos, «agradable» y «desagradable», se esfuman una en la otra, hasta tal punto que a veces somos incapaces de afirmar si una cosa nos causa placer o disgusto. La comprensión de este principio nos ayuda a cambiar nuestra propia polaridad, así como influir en la de los demás, si uno comprende que somos más un estado mental, espiritual, que físico y que las “realidades” pueden transmutar rápidamente de un estado a otro cuando reciben la influencia correspondiente.

Siete principios de metafísica (3)

Siete principios básicos en metafísica.

3.- El principio de vibración. “El estado normal de todos los elementos es la vibración”

Este principio fue declarado hace muchos siglos aunque ahora los científicos lo están poniendo de moda, pues han llegado a la conclusión que el estado normal de los elementos no es el reposo sino el movimiento, especialmente el movimiento oscilante es decir, la vibración (Teoría de Cuerdas – Wikipedia).

Este principio explica que los distintos y aparentemente opuestos estados que podemos observar, solo son, en realidad,  distintos niveles de vibración: Frío – calor.  Desanimado – alegre.  Amor –odio.  Bueno – malo. Además, estas vibraciones, como todas, se transmiten en el éter y hacen vibrar en resonancia a los elementos que estén afinados en ese mismo tono y a sus correspondientes armónicos (ley de atracción en metafísica, ley de cuerdas y leyes de resonancia [acústica, musical, magnética, electrónica…] en física).

Comprender este principio nos ayuda a pensar que no es tan difícil pasar de un estado de ira, ofuscación o maldad a un estado de amor, comprensión o bondad, ya que como hemos dicho muchas veces, no son polos opuestos, sino grados en una escala.

Si soy yo quien está en ese estado, meditar en las cosas de Dios me eleva de tono y si es otra persona la que viene así, he de pensar que esta situación, solo es una proyección de un aspecto de mi propia personalidad subconsciente que se me está mostrando. Al exculpar a esa persona por su actitud, la estoy perdonando y al perdonarla, me estoy curando a mí mismo.

Al decidir perdonar, estoy eligiendo la forma de pensar del Espíritu Santo quien emite la vibración máxima (en potencia y frecuencia) y ambos, la persona que viene y yo, somos beneficiados.

Como hacer realidad mis sueños

Cómo hacer realidad mis sueños.

Como hacer realidad mis sueños

El punto de partida para hacer realidad mis sueños y en si, de todo logro, es el deseo. Pero el deseo por sí mismo no es suficiente. Todo el mundo desea ser rico (o al menos tener siempre suficiente) pero no todo el mundo lo consigue. Porque desear es una cosa, pero trazar un plan con perseverancia, hacia una meta claramente definida y no cejar en el empeño… es otra.

La vida puede vivirse de muchas maneras y cada cual elije la suya. Lo importante es que realmente sea una elección y no una imposición. Si yo elijo ser pobre (como san Francisco de Asís que decía aquello tan famoso de: “Yo necesito muy poco y lo poco que necesito, lo necesito poco”) de una forma voluntaria, esta pobreza me resultará placentera y acorde al deseo de mi alma será en realidad riqueza. Porque la verdadera riqueza, no constituye en la acumulación de bienes, sino en el placer de vivir y tener todo lo necesario en el justo momento que lo necesito y si yo elijo necesitar poco, seré feliz con eso.
Pero si la pobreza me viene “impuesta” (lo pongo entre comillas porque desde la perspectiva del Nuevo Pensamiento, todo lo que me sucede, realmente lo estoy creando yo mismo) entonces me está haciendo daño.

Si crees que no has nacido para ser pobre y que mereces una vida más abundante, todo pasa por hacer exactamente lo mismo que han hecho otras personas en la historia e imitar su comportamiento. Hay unas reglas de juego y si no se siguen, no se gana.

Hay que borrar los viejos patrones esclavizadores plantando nuevos patrones, hay que definir claramente el deseo, visualizarlo, desearlo, amarlo constantemente, hay que trazar un plan viable y realista, establecer objetivos, buscar los recursos, y trabajar duro constantemente en la misma dirección siempre.

Si quieres una guía para trazar tu propio plan de éxito, puedes descargar este breve libro de forma gratuita y sin necesidad de registrar tu email. Puedes dar un like o aportar un comentario, será más que suficiente 🙂

Enlace al libro: https://www.jaimesegarra.com/libros/El_excitante_camino_al_exito.zip

La visualización funciona si trabajas duro (Oprah Winfrey). Trabajar duro en aquello que te gusta, es un placer (Steve Jobs)

La ley de la atracción desde la experiencia

La Ley de la Atraccion

 

Mucho del material que he leído acerca de la Ley de la Atracción enseña que esta ley está basada en el deseo. Muchos dicen que un pensamiento que conlleva un fuerte deseo se convierte en un imán que atrae al objeto del deseo.
Sin embargo esto no me parece que sea del todo cierto.
Y si no, explícame esto: Todo el mundo desea tener el suficiente dinero para vivir bien y si es posible muy bien. Todo el mundo lo desea y mucho. Si el deseo fuera el núcleo de la Ley, esta se cumpliría en la mayoría de las personas. Pero no es así. La mayoría de las personas sobreviven con lo justo. Si el deseo fuera la clave, todo el mundo sería rico, porque todas las personas que yo conozco desean ser ricas o al menos tener abundancia.

Es más, te diré categóricamente que no puedes atraer nada que desees.

El deseo es un arma de doble filo, porque cuando deseamos algo, generalmente, casi la mayoría de las personas, lo hacemos desde la perspectiva de la falta de aquello que deseamos. Notamos que nos falta dinero, salud o amor y lo deseamos. Intensamente incluso, pero desde la mente, desde la emoción que siente su ausencia.
Este estado es el que predomina en nuestro subconsciente, “estado de carencia” y por lo tanto nuestra energía vibra en ese tono y supongo que sabes que los tonos armónicos intercambian sus vibraciones, que trasladado al mundo dual en el que nos movemos, significa que nuestro estado mental de carencia atrae una realidad de carencia.

También hay que decir que no se puede atraer conscientemente aquello que se desea, porque la ley de la atracción consciente funciona desde la convicción de que aquello que se deseaba en el pasado ya se tiene en el presente. Esto es muy, pero que muy difícil de creer. Uno puede decirse “soy rico” o “estoy sano” mil veces, pero si la evidencia es otra, va a ser muy difícil que el subconsciente se lo crea.

Te comparto brevemente estos conceptos, para que no te frustres si llevas 30 años deseando algo que no acaba de llegar y estás a punto de rendirte.

Por eso mucha gente dice «es mejor que no tengas sueños» porque han experimentado primero frustración año tras año y segundo que al dejar de desear han tenido «la suerte» de que algunos sueños se han cumplido.

El éxito de la Ley de la Atracción consiste en visualizar el momento en el que  estamos disfrutando aquello que nos gustaría tener (En lugar de desear que llegue), a la par que se estable un plan viable, creíble para nosotros mismos de cómo vamos a hacer para llegar hasta ahí.

No es mi intención escribir un tratado sobre la Ley de la Atracción, pero te animo a que vivas tu presente con gratitud, enfocándote en las cosas que sí tienes ahora dando gracias de corazón e imaginarte dentro de dos tres años (o el tiempo que creas necesario) disfrutando de aquello que deseas.

.

 

No abandones sin consultar a un experto

Consultar a un Experto

Me hubiera ahorrado mucho dinero y disgustos si hubiera ido a consultar a un experto…  

(Pausa y leve suspiro…)

Una de las cosas que he hecho varias veces a lo largo de mi vida, es abandonar un proyecto por haber agotado todos mis recursos. Siempre se dice que no abandones, que persistas, que no te rindas ¿pero qué haces cuando no te quedan recursos? Tus hijos están creciendo, necesitan pañales y comida y no tienes ya nada que darles…  Yo sé que muchos emprendedores entusiastas se han visto en esta situación y han tenido que abandonar sus ilusionados proyectos.

Por esto, hoy quiero hablarte de un recurso que no es bien explotado especialmente por los hispanos. No sé por qué razón, rehusamos consultar a un experto antes de tomar decisiones. Quizá porque nos hemos encontrado con mucho charlatán, (porque la verdad es que hay mucho abusón en este mercado hispano) porque tenemos poco dinero y no queremos gastarlo… no sé bien por qué, pero lo cierto es que tomamos decisiones de mucho calado, que nos comprometen para muchos años, o abandonamos proyectos exitosos por falta de recursos, sin antes consultar a un experto.

Un amigo mío, abogado administrador, me cuenta a menudo que la gente recurre a él cuando están metidos en un lío tremendo y que siempre se pregunta por qué no le preguntaron antes de meterse, por ejemplo, en temas de supuestos negocios muchas veces ofrecidos por tu «amable» banquero, en hipotecas, en sociedades.  Me contaba cómo muchos de sus clientes van a él porque han firmado una hipoteca de mucho dinero a muchos años a un interés demasiado alto y con condiciones casi ilegales y que ahora quieren cambiar y no pueden. Esa hipoteca les está costando un extra de 200€ al mes o más, cuando contratarle antes de firmar les hubiera constado 150€, una vez y no hubieran firmado tantas barbaridades.

Me gustaría añadir esta famosa historia que narra Napoleón Hill, en su famoso libro «Piense y Hágase Rico» (que si no lo has leído te lo recomiendo, puedes comprarlo en Amazon te pongo un link al final, pues no solo sirve para aclarar las ideas en cuanto a la riqueza, sino para todo proyecto de vida que uno quiera plantearse con metas definidas y objetivos concretos)

A UN METRO DEL SUELO

«Una de las causas más comunes del fracaso es el hábito de abandonar cuando uno se ve presa de una frustración temporal. Todos son culpables de este error en un momento u otro.

Un tío de R. V. Darby fue presa de la «fiebre del oro» en los días en que era una fiebre endémica, y se fue al Oeste, a cavar para hacerse rico. No sabía que se ha sacado más oro de los pensamientos de los hombres que de la tierra. Obtuvo una licencia y se fue a trabajar con el pico y la pala.

Después de varios meses de trabajo obtuvo la recompensa de descubrir una veta del mineral brillante. Necesitaba maquinaria para extraer el mineral. Con discreción, cubrió la mina, volvió sobre sus pasos a su hogar en Williamsburg, Maryland, y les habló a sus parientes y a algunos vecinos del «hallazgo». Todos reunieron el dinero necesario para la maquinaria, y la enviaron a la mina. Darby y su tío, volvieron a trabajar en ella.

Extrajeron el primer carro de mineral y lo enviaron a un fundidor. ¡Las utilidades demostraron que poseía una de las minas más ricas de Colorado!

Con unos pocos carros más, saldarían todas las deudas. Entonces empezarían a ganar dinero en grande.

¡Hacia abajo fueron los taladros! ¡Muy alto llegaron las esperanzas de Darby y de su tío! Entonces sucedió algo: ¡El filón de mineral brillante, desapareció! Habían llegado al final del arco iris y la olla de oro no estaba allí. Perforaron en un desesperado intento para volver a encontrar la veta, pero fue en vano.

Finalmente decidieron abandonar.

Vendieron la maquinaria a un chatarrero por unos pocos centenares de dólares y tomaron el tren de vuelta a casa. 

El chatarrero llamó a un ingeniero de minas para que mirara la mina e hiciera una prospección. El ingeniero le informó, que el proyecto había fracasado porque los dueños no estaban familiarizados con las «vetas falsas». Sus cálculos le indicaban que la veta reaparecería ¡a un metro de donde los Darby habían dejado de perforar! ¡Allí fue precisamente donde fue encontrada!

El chatarrero extrajo millones de dólares en mineral de aquella mina porque supo consultar a un experto antes de darse por vencido.»

Si también te ha pasado a ti, cuéntanos tu historia. Y si nunca te ha llegado a pasar, escucha este consejo, toma la decisión de consultar a un experto antes de tomar ninguna otra decisión que sea decisiva en tu vida.

Si te ha gustado el artículo, por favor comparte 🙂

Aquí te dejo el enlace para comprar la versión platino de este libro que aunque está por todas partes en Internet para descargar gratis, yo siempre creo que no hay nada como comprar un libro en papel, leerlo cómodamente en el sofá delante de la chimenea y hacer crecer tu biblioteca 🙂

 —

Vas a tener éxito

vas a tener exito“VAS A TENER ÉXITO” porque no es una cuestión de suerte sino de tesón.

 

Hay cosas en la vida que son «tal como Dios las da» y hay cosas que son «tal como uno se las trabaje». Muchas veces nos rendimos ante la evidencia del fracaso, de los sueños no alcanzados, de los años y años de aplicar la Ley de la Atracción y no ver ninguna mejora. ¿Te ha pasado? Pues claro que sí. Porque lo que muchas veces los libros de autoayuda no dicen, es que somos la gota que perfora la roca… con los años y el tesón.

Por eso no hay que desmayar y reponerse después de cualquier fracaso. Vale, tómate un año sabático, pero vuelve a la carga.
Estamos experimentando cambios emocionantes y esperanzadores, que algunos llaman crisis donde muchas personas de verdad están sufriendo, pero en medio de esta situación, otros encuentran oportunidades. Uno piensa, va pero esas personas son superdotados… pero no es así. Simplemente han aprendido a despojarse de creencias, de pesos muertos o ideas que no se pueden aplicar ya, que pertenecen a un pasado, quizá glorioso, pero que ahora no funcionan. Por ejemplo:

Ya no podemos hablar de seguridad en el empleo, de garantía de trabajo por tener una carrera, de propiedades… Las “seguridades” del siglo XX han cambiado y nuevas formas de pensar y trabajar están surgiendo. Uno se puede adaptar o lamentar.

La diferencia entre las personas es que los emprendedores se adaptan.

Cada vez son más las personas que se plantean que su futuro será generar sus propios ingresos y una de las mejores herramientas, es esta gran ventana al mundo que se llama Internet.

Sin embargo, tener éxito en Internet no es fácil. Muchos se lanzan a crear negocios on line pensando que con programar una web de comercio electrónico o poner una página web será suficiente, pero actualmente se calcula que hay más de 600.000.000.000 (seiscientos mil millones) de páginas web. ¿Cómo destacarás? ¿Qué modelo de negocio vas a plantear que sea realmente distinto a los demás?

Bueno, pues si estás pensando en hacer negocios on line, permíteme que te trace esta básica hoja de ruta:
Hay tres trabajos principales que tenemos que desarrollar si queremos tener éxito en la aventura de ser nuestro propio jefe:
1.- Un trabajo interior. ¿Qué es lo que verdaderamente amo hacer? No desarrolles un negocio por el dinero solamente, mira aquello que amas y conviértelo en un negocio.
2.- Un trabajo exterior. Tienes que hacer marketing. Sí o sí. Hoy en día todo es marketing y el marketing lo es todo. Necesitas promocionarte y asociarte con empresas que te ayudan en este sentido.
3.- Un trabajo de mejora continua. En lo referente a la calidad no hay línea de meta. Tienes que formarte constantemente y ser el mejor en tu nicho de mercado.
Vamos a desarrollar un poquito más estas ideas que nos ayudarán a tener éxito.

 

 

1.- Un trabajo interior.

Hay una pregunta que muchas veces hago en mis sesiones: El optimista… ¿es optimista porque le van bien las cosas o le van bien las cosas porque es optimista?
Hay toda una seudo ciencia acerca de la relación que hay entre los pensamientos, sean positivos o negativos, y la realidad que vivimos.
Quizá lo has oído nombrar como “El Secreto” “La ley de la atracción” “programación Neuro Lingüística”… etc. No vamos a entrar en detalle en este post acerca de si estas ideas influyen a la hora de tener éxito, de si son ciencia o son palabrería, pero lo que sí es cierto es que leyendo las biografías de hombres y mujeres que lograron aquellas metas que se habían propuesto, todos tenían dos factores en común: La convicción de que ellos lograrían lo que se estaban proponiendo y una actitud emocional hacia lo que estaban haciendo: Lo amaban intensamente.
Si estás pensando desarrollar un negocio en Internet, tienes que saber que es algo muy duro. Hay mucha demanda, es cierto, pero hay mucha oferta y tu web tiene que salir entre los 10 primeros resultados de Google de posiblemente 9.650.463 resultados. Eso no se consigue por hacer lo que hace todo el mundo.
Llevar tu proyecto a la cima tiene un coste familiar, económico, personal, de tesón y esfuerzo que solo se supera si lo que haces es lo que te apasiona y si tu entrenamiento mental/emocional es superior a la media. Como dijo Steve Jobs:

«Estoy convencido que lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no, es la perseverancia»

 

2.- Un trabajo exterior

Conozco bastante gente que es muy buena en su trabajo, excelentes técnicos, programadores, diseñadores que son verdaderos genios, pero odian vender. Sí, literalmente lo odian y después de años de un excelente trabajo técnico o artístico no consiguen tener éxito. ¿Te suena familiar?
Pero mira, déjame que te diga, sí o sí, hay que vender. Hoy en día hay mucha oferta de todo y las personas estamos saturados de información, toneladas de propuestas pasan por delante de nuestros ojos y no es posible prestarle atención a todo.
Ya no basta con poner un anuncio y esperar que los clientes vengan. Hace falta hacer un marketing inteligente que ofrezca a cada persona lo que está buscando. Todo esto encierra técnicas complejas que hay que conocer y si no eres un experto en marketing lo más inteligente es asociarse con empresas que lo hagan por ti ofreciendo tus servicios a los posibles solicitantes y tu dedicar tu tiempo a lo que verdaderamente es tu pasión. Pero sí o sí, de una manera u otra, tienes que hacer marketing.

 

3.- Un trabajo de mejora continua

La formación es la clave de todo profesional. En el Siglo XX se decía que si un profesional no se formaba, le ocurriría que en 10 años valdría la mitad que cuando empezó, debido a la constante evolución de las tecnologías. Pero en este siglo actual (y en especial quien quiera hacer negocios por Internet) este ciclo se reduce a dos o tres años.
Para poder ofrecer algo realmente distinto a la mayoría, la clave reside en ser un experto dentro de tu nicho de trabajo. Y no se puede ser un experto en todo. Se han terminado los “hombre orquesta” que por otro lado nunca han tenido mucho éxito. Las webs que ofrecen de todo serán sustituidas por webs exclusivas, el profesional que abarca muchas áreas, salvo que sea un integrador o coordinador, tiene que especializarse si quiere destacar.
Son tiempos emocionantes donde la mediocridad no tiene cabida. Donde cada persona va a ser responsable de su propio futuro. Algunos se lamentan, y otros se superan a sí mismos.

 

Si te ha gustado el artículo, me ayudas si lo compartes. Gracias.

 

Ser feliz en el trabajo

Como ser feliz en el trabajoTodo el mundo quiere ser feliz en el trabajo. ¿Quien quiere tener un jefe odioso, más problemas de los que puede atender, malos compañeros…etc? Nadie, eso es evidente. Pero ¿cómo podemos hacer para encontrar ese trabajo ideal? ¿Ese trabajo feliz?
Lo ideal sería que los jefes de la empresa fueran seres llenos de luz, amor, inteligencia y sabiduría y esa energía fuera descendiendo hacia los empleados. O que viviéramos en un mundo ideal, maravilloso de paz y amor. Pero de momento, no parece que sea así.
No te desanimes,  hay esperanza, podemos cambiar el mundo. Podemos cambiar la realidad más cercana a nosotros mismos.

En realidad, no es necesario que seas un personaje famoso o un gran líder parar hacer una importante contribución a este mundo. Si haces tu trabajo con buena voluntad y amor, tratando de pensar ¿Qué necesita la empresa donde trabajo? O ¿qué puedo aportar de mayor valor a mis clientes? Ya estás haciendo una gran contribución: estás añadiendo luz a la humanidad.
Quien es fiel en lo poco, cada vez recibirá más. Pero quien no es fiel en lo que ahora tiene entre manos, que no espere mucho más de la vida.
Da lo mejor de ti, con amor. Si no puedes hacerlo pensando en tus jefes, hazlo pensando en ti.
Las dificultades, los jefes difíciles, los clientes exigentes, míralos como maestros y bendícelos (ben-decir = decir bien, hablar bien). Todas las personas que nos rodean, vienen a ser maestros para nuestro crecimiento. Si estás pasando por una mala relación con tu jefe, este es solo un maestro para que algún día seas el mejor jefe del mundo. Y si es en una relación sentimental, pues igual estás aprendiendo como tener mejores relaciones.
Piensa bien, habla bien, actúa mejor.
El “chip” mental cambia cuando uno se da cuenta de lo pasajero e irreal de la vida humana. De la cantidad de conceptos y paradigmas creados por nuestra propia mente colectiva.
Si analizamos todo lo que nos pasa desde una perspectiva exterior, como desde fuera del mundo y con una visión eterna, si somos capaces de ser conscientes del Ser que verdaderamente somos, entonces, todo lo terrenal es muy pasajero y ya no tiene tanta importancia y verás como de pronto eres feliz en el trabajo.
Sirvamos a la humanidad o al Ser Supremo, de todo corazón con alegría en aquellas pequeñas cosas que ahora tenemos entre manos y estaremos arrojando grandes dosis de luz y energía creadora para que nosotros y los demás la tomen en sus momentos de debilidad.
Todo lo que hacemos con amor, vuelve multiplicado con amor. ¿Quieres ser feliz en el trabajo? Haz que tu jefe sea feliz en su trabajo. Que tu empresa gane más. Que sus clientes estén más contentos. La clave es dar con alegría. Si no lo puedes hacer por ellos, hazlo por ti. Recuerda: son maestros.
Todo lo que hacemos con resentimiento, disgusto, rabia, enojo… vuelve multiplicado en esa misma frecuencia y nos pasaremos la vida preguntándonos por qué.
Siempre que hacemos algo en lo que las emociones están implicadas, creamos cosas en esa misma frecuencia de la emoción.
Dale la vuelta a la tortilla y decide ser feliz en el trabajo. Eres el creador de tu trabajo ideal.

.

.

.