Claves del éxito en la pareja


Amor en parejaHe pensado mucho estos días acerca del tema del amor en la pareja, acerca de por qué tantas parejas fracasan en sus buenas intenciones iniciales, porque, que yo sepa, nadie se casa con el deseo de separarse dentro de unos años, sino que la intención es de amor eterno.

Lo que veo es, que la mayoría de las relaciones viven unos dos años de enamoramiento y luego un período de tranquilidad o “calma chicha” que pronto se convierten en  alternancia de períodos de amor y hostilidad.

De pronto, un día tu pareja hace algo que te exaspera de una forma que no puedes aguantar, te agarra en un mal día y vienen las primeras discusiones. Luego la reconciliación. Los períodos de amor intenso con los de hostilidad intensa, se alternan de forma sistemática, en crescendo, que según cada pareja son de días, semanas, meses…

La relación amor – odio en la pareja acaba por convertirse en una adicción

 

Los Roper

La mayoría de las personas que viven en pareja, acaban viendo esto como normal, sus padres así se lo dicen, sus amigos así se lo dicen, las series de televisión se lucran con esas situaciones «cómicas» y con los años, si los períodos de hostilidad no sobrepasan cierto límite de cada cual, su forma de vida se convierte en una adicción, un hábito, esa «zona de confort» * en la que parece que, al menos, estás vivo.

Es la alternancia de los estados de la dualidad del mundo en el que vivimos que pretende darnos la sensación de estar vivos, pero no es más que una mera ilusión. Veo mucha pareja encadenadas a este proceso sin saber cómo salir.

El problema surge cuando se pierde el equilibrio

Cuando los ciclos destructivos ocurren con demasiada frecuencia e intensidad, (que por cierto ocurre mucho más de lo que se aparenta), sucede que muchos matrimonios o vidas en pareja que ya son mayores, ya ni se soportan, pero tampoco tienen las ganas o el coraje de romper con lo establecido e iniciar una nueva vida o simplemente no saben cómo salir de ahí.
En mi opinión, es mejor extirpar aquello que cuando enferma se convierte en un tumor, siempre y cuando no sabes cómo sanarlo, porque ese tumor lo único que está haciendo es contaminar todo lo demás. Nadie quiere tener que extirparse un miembro de su cuerpo, lo que le gustaría es sanarlo, pero si no sabes cómo hacerlo, si recurres a los profesionales y no saben cómo sanarlo, lo mejor es extirpar.

Ahora bien, hay que considerar en este punto, si se ha llegado a experimentar ese estado insoportable por una programación mental heredada, porque en tal caso el problema se repetirá y la ruptura de la pareja no será la solución.

 

Dado que vivimos bajo un universo dual, las polaridades son ínter-dependientes y alguno pudiera pensar que si pueden eliminar el lado negativo, entonces todo sería positivo, pero lo cierto es que mientras estemos en este mundo, la dualidad formará parte de todo lo que hagamos. Lo positivo contiene lo negativo y lo negativo contiene lo positivo y hasta que no amemos intensamente a ambos no nos elevaremos hasta experimentar el Amor verdadero.

El amor y el odio son manifestaciones naturales, a nuestra frecuencia humana, de distintos grados de una energía mucho más elevada que es el Amor verdadero, el Amor de Dios o de los dioses, el Amor puro, AMOR con mayúsculas que casi ninguno de nosotros puede tan siquiera imaginar en su totalidad pero que a la vez estamos capacitados para experimentarlo.

Este Amor es tan raro de ver como los humanos iluminados y difícilmente podré yo ahora hacer una descripción de lo que es este Amor, pero sí puedo decir que muchos lo hemos experimentado en algún momento cuando ha habido un estado de desconexión total con el Ego o la mente errada y hemos, por decirlo de alguna manera, como «ascendido» a una capa de paz y ausencia de todo y presencia de todo a la vez. Un estado de no yo.

Este Amor no tiene contrario porque está en la frecuencia pura, y no se ha dualizado, es un Amor muy difícil de sostener porque, uno tiene que batallar con el día a día y por supuesto consigo mismo, (porque, recuerda, no son los demás el problema). Pero de todas las metas que los seres humanos podemos fijarnos en esta vida, creo, que la de experimentar el Amor verdadero, es la más importante.

Hay tres energías puras que coexisten con la dualidad y una de ellas, la más importante, es el AMOR.

La forma que conozco en la que el verdadero amor se puede sostener en una pareja, es que cada uno de ellos sea consciente del Ser que verdaderamente es, viva su propia vida en el presente, no tenga expectativas con respecto al otro y se desapegue de cualquier resultado. Sencillo 🙂

Básicamente es vivir el presente siendo consciente del Ser divino que verdaderamente soy. Creo que la palabra clave aquí es: Consciente.

No hay un único camino para llegar a este estado de consciencia, pero el único camino es conocer la verdad. El conocimiento de la Verdad te hará libre. Es el conocimiento de la divinidad, no la existencia de la divinidad, lo que nos “salva”.

Lee, lee mucho de autores conscientes. Siempre digo que hay más salud, dinero y amor en las bibliotecas que en ninguna otra parte.

Comparte si te ha gustado 🙂

——————————————————————————————

*La “Zona de Confort” se refiere a esa forma de vivir a la que nos hemos acostumbrado, aunque en realidad no sea, precisamente  confortable y que salir de ahí nos produce miedo.

.

.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *