De cordero a león

En la época en que Galileo descubrió que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la Tierra, tal y como lo entendían los líderes religiosos, la ciencia era considerada una herejía. Estudiar el porqué de las cosas estaba mal visto a nivel social y penado por la ley si contradecía la interpretación bíblica de la época. 

Poco a poco esto ha ido cambiando y la religión han aceptado que se estudie con ciencia aquello que tiene que ver con lo físico, pero sigue siendo tabú  para muchos cristianos, el estudiar la ciencia de las causas secretas del Universo.

Ahora criticamos a esos antiguos líderes religiosos por tratar de quemar a Galileo, pero si no fuera por el conocimiento científico que tenemos hoy en día (fíjate que digo conocimiento científico), nosotros también estaríamos seguros que la tierra es el centro del Universo y llamaríamos loco a cualquiera que dijera lo contrario. Según la Biblia, la Tierra fue creada primero, cuatro días antes que el Sol el cual fue creado con el propósito de servir a la Tierra y posteriormente al hombre, siguiendo esta cronología, la fe que tenemos en la Biblia, y la evidencia que vemos cada día de cómo el Sol sale por un lado recorre el firmamento y se pone por el otro, nosotros también creeríamos lo mismo. Así que la ciencia nos ha librado de un error.

Por concluir esta introducción, ¿Qué es lo que falló? ¿Se equivocó Dios? ¿La Biblia? No, solo era errónea la interpretación humana y lo “gracioso” del caso es que estaban dispuestos a matar por ella.

Hoy en día no es tan distinto. El  otro día leí una critica al Nuevo Pensamiento Bíblico en la que me tildaban de lobo con piel de cordero. Esto animó mi retiro de este fin de semana y esto de a continuación es lo que he recibido.

Durante los últimos dos milenios, la relación del hombre (léase el ser humano, por favor) con Dios ha sido dominada por el fundamentalismo y la enseñanza de la fe ciega y el sometimiento a los líderes pastorales. A finales del sexto milenio bíblico, las personas comenzaron a despertar y a ver que los líderes también se equivocaban y a veces mucho y comenzaron a aparecer reformas en la iglesia comenzando con Lutero y después otros. Pero éstos también imponían la obediencia ciega a las autoridades eclesiásticas siguiendo el mismo patrón que aquellos a quien tanto criticaron.

Actualmente, la imagen que subyace en el subconsciente de la mayoría de los cristianos y en el consciente de la mayoría de los líderes cristianos con respecto a la iglesia es la de un pastor y sus ovejas. Con mucho amor, y de esto no me cabe duda, los pastores hacen todo lo posible y a veces más, para cuidar de las ovejas, me refiero en el sentido figurado con respecto a la iglesia. Los líderes se ven a sí mismos como pastores y los creyentes son vistos por los líderes y se ven a sí mismos como ovejas.

En esta imagen mental tan bella, de cuidado, protección, hermandad, guía… subyace un peligro: el lobo. Los pastores siempre deben de estar velando por su rebaño y con todo no pueden evitar que alguna de sus ovejas sea atrapada por el malvado y feroz enemigo (que es real, el enemigo existe).

Sin embargo, cuando el hombre toma la decisión de caminar con Dios y desea vivir su vida conociéndole, creciendo en las cosas espirituales, amando, perdonando, examinándolo todo a la luz de lo que Dios quiere, adquiriendo conocimiento que libera, se produce una revolución en su espíritu – alma – mente y todo el poder del Espíritu de Dios está ahora en él.

 “Ya no os llamaré siervos,  porque el siervo no sabe lo que hace su señor;  pero os he llamado amigos,  porque todas las cosas que oí de mi Padre,  os las he dado a conocer.

No me elegisteis vosotros a mí,  sino que yo os elegí a vosotros,  y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto,  y vuestro fruto permanezca;  para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre,  él os lo dé. (Jesús)

La idea de Cristo, el propósito de su encarnación en Jesús, sus enseñanzas, su muerte, su resurrección, es que sus discípulos lleguen a ser como él. Co-creadores juntamente con Cristo.  

Fíjate, por favor: La cualidad de “amigos” en el primer verso, está relacionado con el habernos dado conocimiento, que es ciencia y el poder de obtener todo lo que pidamos al Padre, en el segundo verso, nos es dada porque él nos eligió a nosotros no nosotros a él. Yo no veo a una oveja aquí sino a un león, por seguir la analogía.

El conocimiento de la verdad y la elección nos convierte en poderosos leones. Ahora imagina qué hace el lobo en una manada de leones.

Somos leones en el sentido espiritual, pues todo el poder del Espíritu Santo está en nosotros y el lobo es un perrito a nuestro lado.

Quien quiera verse a sí mismo como una oveja, pues que lo haga, pero en el Nuevo Pensamiento Bíblico te animamos a que te veas como un león, que pienses como un león y vivas como un león.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *