Descripción del Nuevo Pensamiento Bíblico


El Nuevo pensamiento Bíblico:

Es una forma de entender la vida. Es una filosofía o conjunto de creencias  fruto de la conjunción de las enseñanzas del Nuevo Pensamiento y las enseñanzas bíblico – espirituales interpretadas a la luz de los acontecimientos actuales.

No pertenece a la Nueva Era ni a la religión cristiana, aunque tiene partes de ambos y muchos practicantes de ambas filosofías son participantes del Nuevo Pensamiento Bíblico.

No discutimos ni defendemos nuestras ideas. Analizamos profundamente lo que otros piensan y cuestionamos todos y cada uno de los postulados que creemos.

Se compone de dos partes principales: el estudio y practica de la influencia de la mente tal como se enseña en el Nuevo Pensamiento y el estudio y práctica de la relación con Dios tal como interpretamos que se enseña en la Biblia. En ambos casos no se excluye el estudio y análisis de otras formas de entender la vida o de otros libros espirituales que no fueron incluidos en la Biblia pero que igualmente arrojan luz sobre las enseñanzas de Cristo. Bien porque fueron rechazados por los que constituyeron la Biblia o bien porque fueron escritos posteriormente.

Nuestra interpretación bíblica es:  no siempre literal, plural, no vinculativa, no excluyente. Es decir:

  • Muchos textos bíblicos expresan una enseñanza metafórica o fueron dados para unas personas o circunstancias específicas y no son aplicables literalmente hoy en día.

  • Cada persona tiene la elección de recibir el Espíritu Santo quien da la iluminación y la sabiduría suficiente para interpretar las Escrituras.

  • No hay un patrón acerca de lo que se debe de creer y cómo vivirlo. La Biblia se ha de interpretar a la luz de la vida actual de cada persona y sociedad. No se debe juzgar al prójimo. Las enseñanzas e interpretaciones que hagan los líderes y maestros del Nuevo Pensamiento Bíblico son consejos o interpretaciones personales que cada creyente debe analizar. “La autoridad de un millar no es superior al humilde razonamiento de una sola persona” (Galileo Galilei)

  • Otros libros pueden también contener Palabra de Dios. La Biblia es una buena base, pero no es Todo.

Analicemos por separado las dos partes que componen el Nuevo Pensamiento Bíblico.

Por una parte:

El  “Nuevo Pensamiento” se centra principalmente en la comprensión de los fenómenos y las leyes que interactúan con el pensamiento sin entrar en la mayoría de casos, en si existe o no un Dios personal. Es básicamente el estudio de la mente y la influencia de la misma en el entorno.

Es una corriente filosófica que surgió a mediados del siglo XIX en Estados Unidos. Conocido en sus inicios como Ciencia Mental años más tarde recibiría el nombre de Nuevo Pensamiento (New Thought, en inglés) este movimiento creció internacionalizándose y produciendo grandes escritores durante todo el siglo XX. El Nuevo Pensamiento no es en sí una religión aunque de este movimiento surgieron algunas instituciones filosófico-religiosas como la Unidad del Cristianismo (Unity), la Ciencia de la Mente (Ciencia Religiosa) y la Ciencia Divina (Divine Science) entre otros, durante el siglo XIX.

El Nuevo Pensamiento es una filosofía que proclama la necesidad de una experiencia directa con el Creador, sin necesidad de intermediarios. El mensaje central del Nuevo Pensamiento es que el pensamiento de cada persona da origen a sus experiencias, a su visión del mundo. Por ese motivo el Nuevo Pensamiento pone un gran énfasis en la actitud mental positiva, la meditación y los ejercicios de afirmaciones.

         Aunque el Nuevo Pensamiento es a menudo confundido con el movimiento de la Nueva Era (New Age), el Nuevo Pensamiento precede a la Nueva Era por un siglo y a pesar de algunas similitudes no comparten muchos de sus principios fundamentales.

Principios filosóficos.

Los principios e ideas que podemos señalar como principales, aunque no los únicos, serían:

  • Todo en el universo proviene de una única sustancia original.

  • Todo en el universo está conectado e interrelacionado.

  • Esta sustancia es mente, es pues sustancia pensante y creadora.

  • Los pensamientos del ser humano también son creadores y, por interacción con esta mente única, se convierten en la realidad física del individuo.

  • Tomando estos principios como verdaderos, de ellos se deduce que controlando su pensamiento el ser humano podría alterar y recrear su propia realidad física.

Influencias anteriores.

El Nuevo Pensamiento recibió una gran influencia de la filosofía monástica del universo (monismo) que, a modo resumido, proclama:

Todo en el universo es fruto de una sustancia original.

Todo lo que ha sido, es o será en el universo está formado por esta única sustancia original o primera.

Esta sustancia es espíritu.

Y de la Biblia. Los pasajes más mencionados por algunos de los autores y escritores del Nuevo pensamiento son:

Mateo 7:7-11: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Marcos 11:23-24: Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Influencias posteriores.

Varios son los autores que dedicaron su vida a difundir los principios mentales y de pensamiento positivo del Nuevo Pensamiento. Estos son los más destacados:

Phineas Parkhurst Quimby (1802 – 1866).

Julius Dresser (1838-?)

Thomas Troward (1847-1916)

Emma Curtis Hopkins (1853-1925) – fundadora del College of Metaphysical Science

Charles Fillmore (1854-1948) – fundador de Unity

Wallace Wattles (1860–1911) – autor de La ciencia de hacerse rico

Elizabeth Towne (1865-1960)

Horatio W. Dresser (1866-1954)

Ralph Waldo Trine (1866-1958)

Napoleón Hill (1883–1970)

Emmet Fox (1886-1951) – Influyó en Alcohólicos Anónimos

Ernest Holmes (1887-1960) – fundador de Religious Science International

Fenwicke Holmes

Joseph Murphy (1898-1981)

Juana María de la Concepción Méndez Guzmán, más conocida como Conny Méndez, (1898 – 1979)

Neville Goddard (1905-1972)

Raymond Charles Barker (1911– 1988)

Stuart Grayson (1923 – 2001)

Louise L. Hay (1927- )

Roy Eugene Davis (1931- )

Gary Zukav (1942 – )

Rhonda Byrne (1951- )

Sin duda, la influencia actual de más renombre, es el fenómeno mediático del El Secreto y de la llamada ley de la atracción. Como su propia autora, Rhonda Byrne, reconoce en su libro, la lectura de las obras que más abajo recomendamos la inspiró e influenció a la hora de crear El Secreto. De hecho, según ella misma, su intención no era otra que dar a conocer al mundo estas enseñanzas.

Libros recomendados.

Las obras que mejor expresan la aplicación práctica de los principios del Nuevo Pensamiento son:

It works(1926) de Roy Herbert Jarrett. Conocido como «el pequeño libro rojo». De fácil lectura y muy breve. Su método es muy sencillo y su lectura muy recomendable. Es lo más conciso, práctico que encontrará. Y funciona. Aquí en Jarret traducido encontrará una de las escasísimas traducciones al castellano de esta pequeña joya disponibles en la red.

La ciencia de hacerse Rico (1910) de Wallace Wattles. Quizá el manual más práctico y conciso para utilizar y aplicar la llamada ley de la atracción. Todo el que la quiera aplicar sin necesidad de profundizar en su estudio debería leer esta breve obra.

Sistema llave Maestra (1912) de Charles F. Haanel. Más completa que el anterior e igualmente práctico, completa el estudio del uso práctico de la ley de la atracción no sólo para influir en las circunstancias del individuo sino también para desarrollar su intuición y su intelecto. Sin duda una obra indispensable para los que quieran avanzar en estos temas.

Piense y hágase rico (1937) de Napoleon Hill, quizá el libro más conocido y de mayor difusión acerca de cómo aplicar estos principios. La obra es más extensa que las anteriores y, quizá en demasiadas ocasiones se aparta de un método práctico para adentrarse en la mera autoayuda y motivación.

Aunque no es propiamente una obra del Nuevo Pensamiento, sí que es importante conocerla para familiarizarse de la filosofía embrionaria de esta corriente. Esta obra, considerada por muchos como obra principal de la corriente metafísica y del pensamiento hermético, fue impulsada, bajo seudónimo de los tres iniciados, por tres de los autores del Nuevo Pensamiento (la versión más creíble habla de Paul Foster Case, Michael Whitty y William Walker Atkinson). Nos referimos al Kybalion, basada en gran medida en la conocida como tabla de esmeralda de Hermes Trismegisto. Una obra más filosófica que práctica pero indispensable para los que no se contenten con aplicar la ley y quieran profundizar en la comprensión del aspecto mental del universo.

Por otra parte “Bíblico”.

La Biblia está muy relacionada mentalmente con la religión, pero, si bien es un resumen de la historia y enseñanzas de la religión judía, y un resumen de las enseñanzas de Jesús y la religión cristiana que se estableció posteriormente, creemos que no hay nada más lejano en la mente de Cristo que el que se formara una nueva religión. Nosotros pensamos que Cristo vino para deshacer la religión y enseñarnos la libre relación del hombre con Dios y el poder que el hijo del hombre tiene cuando cree. Interpretamos la Biblia como un resumen que es y aceptamos que cuando Jesús dijo a sus discípulos “aún tengo muchas cosas por deciros pero no las podéis soportar” Está diciendo que no está todo dicho y que será revelado posteriormente.

Por lo tanto nos definimos como “Bíblicos” porque es nuestra base, pero entendemos y pensamos que sus textos han de ser interpretados y que contiene palabras de Dios y palabras de hombres. Cada creyente debe buscar la guía del Espíritu Santo para comprender las escrituras.

La parte espiritual del Nuevo Pensamiento Bíblico se puede resumir en estas  frases:

El universo es la proyección en multitud de formas individuales de una única Mente que en un instante se separó de Dios. El Universo no es Dios, pero la esencia y la Mente que lo creó salieron de Dios. El espíritu del hombre es Cristo aunque el hombre cree que es un ser individual alejado de Dios. La Mente que aparentemente se separó de Dios, hace todo lo posible para evitar que el hombre sea consciente de quien es realmente y lo envuelve en multitud de “realidades” para mantenerlo alejado de Dios. Jesús es el ejemplo de cómo el hombre puede hacerse uno con Cristo y vencer al mundo. El Espíritu Santo es la “parte” de Dios que nos conduce a despertar del engaño de la Mente. Digo “parte” porque El Padre, El Hijo (Cristo) y el Espíritu Santo son el mismo ya que en el cielo solo hay unidad aunque cada ser puede manifestarse de forma individual. Esto es válido para todos los habitantes del Cielo.  El modo práctico en que despertamos de este engaño es mediante el perdón. Podemos perdonar fácilmente si somos conscientes que esta “realidad” no es tan real como parece y es más bien una proyección onírica de la Mente que aparentemente se separó de Dios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *