Diferencia entre el Nuevo Pensamiento Espiritual y la New Age (Nueva Era)


Se tiende a integrar el Nuevo Pensamiento Espiritual dentro de la New Age y aunque no tiene mucha importancia, la verdad es que difieren en algunos aspectos.

La Nueva Era nace de un concepto de cambio astronómico: La llegada de la Era de Acuario que viene acompañada de un cambio de paradigma para la humanidad.
El Nuevo Pensamiento surgió casi un siglo antes de esta idea.

En la Nueva Era hay mucha mezcla de filosofías y creencias mágicas de diferentes pueblos indígenas y culturas ancestrales del mundo. Han incorporado toda clase de doctrinas espirituales y espiritistas algunas contradictorias entre sí.
El Nuevo Pensamiento, surgió como una evolución del cristianismo tradicional, para dar respuesta a la necesidad interna del ser humano de encontrarse con Dios, vivir la libertad espiritual que enseñó Jesús y de “ser llenos del conocimiento de la voluntad de Dios en toda sabiduría e inteligencia espiritual”, (col 1.9).

La Nueva Era busca el regreso a la vida más conectada con la naturaleza y el Universo visible.
Mientras que el Nuevo Pensamiento Espiritual enseña que este universo desaparecerá y que el verdadero universo es el Universo de Dios, el Cielo, donde no existen las leyes duales de éste Universo. En el nuevo pensamiento también se enseña a aprovecharnos de las energías que este Universo ofrece y a conocer las leyes metafísicas a las cuales estamos sometidos por vivir es esta forma, sabiendo que solo son una proyección onírica de la Mente que lo distorsionó y que la meta última, el propósito de esta forma de existencia, es regresar a casa.

Una característica común es que somos tachados de falsos profetas, demonios, brujos…etc. En las webs de algunos de los lideres cristianos evangélicos y maestros católicos.

La Metafísica Cristiana enseña a ser leones en medio de lobos. Pero no es para todo el mundo, pues se introduce en conocimientos que a propósito han sido ocultados de la mayoría, pues se deben asimilar con madurez y usar con humildad y visión divina, pues los mismos conocimientos pueden volverse contra uno mismo si son usados de forma egoísta.

También pueden conducir al error de pensar que el poder está en el hombre exterior, el hombre que se ve y no en el hombre interior, que proviene de Dios.
“Examinadlo todo y retened lo bueno”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *