¿Dónde reside la FE?


La Fe es poderosa. “Si tuvieseis Fe como un grano de mostaza moveríais montañas”, pero ¿Dónde reside la Fe? ¿En la mente? ¿En el Espíritu?

Por definición, la Fe es la convicción de lo que no se ve, la certeza de lo que se espera. No estoy hablando del conjunto de creencias religiosas que algunos entienden por fe, sino de la capacidad de hacer que algo que no existía se materialice, que algo que estaba enfermo, sane, que algo que estaba muerto, resucite.  La convicción, es un estado mental, desde luego, pero la certeza…

Todos nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios y lo que ahora podemos ser o tener no es sino una sombra de lo que verdaderamente somos y algún día llegaremos a ver.

La Fe total, el espíritu perfecto, el amor absoluto ya existen en mí, pero no  puedo percibirlos y mucho menos exteriorizarlos en sus plenas facultados debido a la limitación de mi comprensión y mi falta de convicción acerca de que yo sea algo más que lo que ven mis ojos físicos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *