El eterno debate literal vs metafórico


La Biblia no es un manual de instrucciones. Un manuscrito tan sagrado que no se puede contradecir, que fue dictado y debe ser interpretado al pie de la letra. La Biblia la escribieron personas humanas con sus propias dificultades y limitaciones.

Todo estudiante de la Biblia sabe que no fue dictada sino inspirada. Que la inspiración es el soplo de una idea divina en la mente humana y que ésta se ve afectada por los demás contenidos de la mente. Es decir, que los prejuicios, la cultura y los pensamientos de su autor influyeron en la redacción. Que incluso, algunos pasajes es muy posible que fueron escritos posteriormente a la muerte de su supuesto autor.

La propia Biblia dice que no se debe de seguir el legalismo de la letra sino el espíritu de lo escrito. Pero una gran mayoría, prefiere seguir lo literal, o la interpretación oficial, porque así no tiene que pensar (Hay una minoría que sigue lo literal porque verdaderamente cree que debe ser así)

Pienso que, si Dios hubiera querido escribir un manual de instrucciones que no diera lugar a dudas y diversas interpretaciones como las hay, lo hubiera hecho. Pero no  quiso. Porque su propósito con respecto a nosotros no es que le sigamos como ovejas al pastor (quizá sí al principio, cuando uno está confuso o débil) sino que desarrollemos al Cristo que está en nuestro interior por medio del estudio, la meditación, la comparación, la oración… el desarrollo y trabajo interior personal, de cada uno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *