El padre Nuestro (1)


El padre Nuestro:

Primera afirmación: “Padre nuestro que estás en los Cielos”

Todo buen padre, trata de que sus hijos no sufran y no les falte nada. Si el padre es rico, les dará todo lo bueno que tiene sin malcriarlos. Estar en los Cielos es una condición de perfecta dicha en todos los sentidos. Si el padre es tan dichoso, tan perfecto, tan opulento, que vive y permanece “en los cielos”, es seguro, que desea lo mismo para sus hijos. Esta es la idea contenida en las palabras “Padre nuestro que estás en los cielos”. Tómala, medítala y ÚSALA en todas las circunstancias de tu vida. Como es la Verdad, ella te hará libre.

 Al pronunciar las dos palabras “PADRE NUESTRO”, estarás admitiendo, confesando, y afirmando que el Padre tuyo es también el de todos. Estarás admitiendo, confesando y afirmando que todos somos hermanos.

El hijo es de la misma naturaleza que el padre. Si el padre es Espíritu divino con todos los dones y poderes; si vive en estado de gracia, por lo cual todo lo que desea, idea, afirma o decreta se manifiesta al instante, el hijo participa de su misma sangre, naturaleza, dones y poderes. No puede ser de otra manera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *