El Padre Nuestro (2)

El Padre Nuestro:

Segunda afirmación: “Santificado sea tu nombre”

El nombre de Dios es YHWH que se pronuncia Yahvé o Jehová (el hebreo antiguo no tiene vocales). La traducción más aceptada es “Yo Soy”. Son dos vocablos con poder para transformar, crear, destruir… su uso debe ser medido y santificado. “Santificar” significa apartar algo para un único y dedicado uso. Cada vez que pronuncias el nombre de Dios estás invocando el poder más supremo. Esta afirmación nos invita a tomar cuidado de usar el nombre de Dios con reverencia y específico propósito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *