El pensamiento positivo


Muchos libros y autores del pensamiento positivo, debido a su entusiasmo, o su ignorancia, la inocencia, o la razón que sea, enfocan mucho en los aspectos más bonitos de la ley de la atracción, dando a entender, a veces, que es una ley inmediata, fácil de aplicar, e igual para todas las personas. “lo que está en tu mente está en tu mano” es cierto, es una verdad, como que “yo soy Dios”, son sentencias verdaderas a nivel legal, pero se manifiesta de muchas maneras y en distintos grados en cada persona, dependen del lugar y la época.

Ignorar las propias limitaciones o las ajenas, las leyes que fueron dadas para lo físico sin antes dominar las leyes más superiores, es un error muy común. Luego vienen las frustraciones.
La mente es poderosa, muy poderosa capaz de crear situaciones increíbles y absolutamente fuera de toda ciencia conocida, pero existimos bajo un orden, unas leyes que hacen que las cosas funcionen y se mantengan estables.

Además, la mente es un ente colectivo fruto de la actividad de todas las mentes individuales que existen ahora, que existieron y que existirán. El poder de mi mente está influido por el poder de todas las mentes y está limitado por mi propia capacidad o nivel de maestría.

El enfoque correcto de la ley de la atracción, es: no te mientas, no te engañes, analiza la realidad y toma medidas con lo que está en tu mano mientras visualizas el final deseado. No te digas “soy rico” cuando no lo eres todavía. No te digas “estoy sano” cuando no lo estas todavía. Mejor, si quieres ser rico, imagínate sintiéndote genial con una cartera repleta de billetes, corriendo con un deportivo o en esa casa que tanto te gusta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *