El trabajo más importante



Utiliza tu vida como una meditación y todos los eventos en ésta.

Camina en la vigilia, no dormido. Muévete con perfección, no sin ésta y no te detengas en la duda ni en el temor, tampoco en la culpa ni en la auto recriminación, reside en el esplendor permanece con la seguridad de que eres muy amado.

Siempre eres Uno Conmigo. Siempre eres bienvenido. Bienvenido a casa.

Porque tu hogar es Mi corazón y el Mío es el tuyo. Te invito a ver esto en la vida como con seguridad lo verás en la muerte. Entonces sabrás que no hay muerte y que lo que has llamado vida y muerte son partes de la misma experiencia sin final.

Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será, un mundo sin final.

(Conversaciones con Dios III. Neale Donald Walsch)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *