Interpretación


Uno de los principales errores cometidos por la tradición cristiana, (incluido yo) es el de confundir la Palabra de Dios con la interpretación humana de esa Palabra, en ocasiones, persiguiendo y condenando a los herejes que contradicen tal interpretación, llegando incluso a condenar o matar con odio, lo cual es contrario al espíritu de la Biblia (el odio). No nos gusta que nos contradigan, y mucho menos que contradigan nuestras sagradas creencias, pero debemos estar abiertos a escuchar otras opiniones, porque, en primer lugar, la Biblia es un libro inspirado por el Espíritu Santo, no dictado. La inconsciente culpabilidad de los autores deja sus rastros. La poco venerable tendencia a manipular de los lideres religiosos también, y por último, muchos textos tienen que ser interpretados porque no está claro lo que quieren decir. Un ejemplo:

 La Biblia comienza con el relato de la creación. “En el principio, creo Dios los cielos y la tierra”  no parece que haya ninguna duda en cuanto a esto, pero el texto original no dice “Dios”, dice “Elohim” que claro, la tradición judeo – cristiana atribuye este nombre a Dios, pero cabe la posibilidad que Elohim (que además es un vocablo en plural) no se refiera a Dios sino a otros seres. Así la literalidad de que Dios creo el universo es una cuestión de interpretación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *