Jesús en el Nuevo Pensamiento Espiritual


Varias veces me han preguntado que creo acerca de Jesús. Pues bien, esta es la postura oficial del Nuevo Pensamiento Espiritual:

Cuando Jesús les preguntó a sus discípulos ¿Quién dice la gente que soy yo?, Simón Pedro dijo “Tu eres el Cristo, el hijo del Dios viviente” y eso mismo creo yo. Que Jesús es el Χριστός, ungido, enviado, mesías… el hijo del Dios viviente.

Solamente que creemos que ha habido un cambio de dispensación (como se dice en términos teológicos), un cambio de paradigma (como se dice ahora) como cuando cambió del antiguo testamento al nuevo testamento y los “antiguos” no lo pudieron aceptar, porque lo nuevo, verdaderamente cambiaba muchas cosas, algunas sumamente heréticas desde el punto de vista antiguo, pues ahora está pasando igual.

Recientemente un diputado judío rompió un Nuevo Testamento públicamente diciendo que era el libro más herético que se había escrito jamás, que su lugar era la basura de la historia y que los judíos por el interés económico (turismo) estaban aceptando a los cristianos y sus herejías pero que debían ser fieles a la Palabra de Dios y decir la verdad acerca del cristianismo. Para los judíos “la Palabra de Dios” es su interpretación de sus escrituras, para los cristianos “La Palabra de Dios” es su interpretación de sus escrituras. No hay una “Palabra de Dios” que los humanos podamos dominar, sino que hay diversas interpretaciones de los textos antiguos. Interpretaciones a las que algunos quieren someter a otros argumentando siempre que la suya es la correcta.

Como dijo el propio Jesús, “el vino nuevo debe echarse en odres nuevos”. Hay que cambiar radicalmente de manera de pensar para cambiar de un paradigma a otro y la gran mayoría de personas están contentas con los marcos que han establecido en su vida y no quieren tener que pensar si están en lo correcto o qué. ¡Ya saben que están en lo correcto y todos los demás equivocados! ¡Quién va a venir a decirles nada! Por favor.

Hay un nuevo paradigma, una nueva forma de entender la espiritualidad, que está revolucionando la forma en como las personas se relacionan con Dios. Que por todas partes, de forma espontánea y sin necesidad de mediadores la gente está queriendo unirse a Dios y nuevas revelaciones se están entregando acerca del funcionamiento de todas las cosas.

Las iglesias, mezquitas, sinagogas o cualquier otro centro “reglado” ya no regularán la actividad espiritual. En este nuevo paradigma, cada persona despierta a la consciencia de que es uno con Dios y su verdadera identidad es la del alma y lo terrenal es efímero, irreal una herramienta para la experimentación de las verdades espirituales. Esto implica aceptar que las personar pueden ir al Padre directamente desde su alma sin que tengan que “aceptar a Jesús” ni ser cristianos ni de ninguna otra religión o doctrina concreta.

Muchas de estas nuevas revelaciones entran en aparente contradicción con las enseñanzas cristianas “de toda la vida” de la misma manera que el Nuevo Testamento entra en aparente contradicción con la interpretación que los hebreos tenían/ tienen de la Torá (El Pentateuco), los Neviim (los Profetas) y los Ketuvim (históricos, poéticos y sabiduría) es decir los libros que nosotros llamamos Antiguo Testamento (y que nosotros por conveniencia hemos añadido algún libro más) pero que los judíos no aceptan ese nombre pues para ellos no es antiguo, sino vigente.

Así ahora, está pasando que el Nuevo Testamento ya no es la última revelación sino que hay nuevas revelaciones. Esto, lógicamente, no es aceptado por las iglesias tanto ortodoxas, como católicas, como protestantes, porque ellos establecen que ya no hay más revelación después del Apocalipsis.

Según este nuevo paradigma, la segunda venida de Cristo, es la manifestación espontánea de Cristo en todos y cada uno de nosotros al haber alcanzado la consciencia de que somos uno con Él. No vendrá en forma física como en la primera venida, sino en una nube, algo no tangible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *