Karma y Destino


Destino y karma son conceptos abstractos muy difíciles de reducir a palabras.

En este tema hay muchas opiniones, desde la idea de que ni uno ni otro existen verdaderamente a la idea de que son absolutamente ineludibles.

Yo me posiciono en un término medio.

Destino es el objetivo, el propósito por el cual se viene a este mundo.
No está escrito de tal forma que sea ineludible, sino que se es más feliz y se está más a gusto con uno mismo si cumple con su destino o en palabras orientales Dharma.
Es un objetivo prefijado, pero está sujeto al libre albedrío que cada ser humano tiene. Por mucho que las estrellas y médiums sean capaces de mostrar el destino, solo están viendo aquello que tiene más probabilidades de cumplirse, pero el destino se reescribe con cada presente.
Desde el punto de vista del alma, ningún suceso es erróneo o fuera de destino, pues todas las situaciones, pruebas, decisiones…  que nos suceden o que podamos afrontar, son experiencia para el alma que en una u otra vida se quería adquirir, por lo que todo esta bien y no hay problema si el ser encarnado no cumple exactamente con el propósito que el alma tenia al encarnarse. No hay límite de tiempo para la experimentación del alma.
Los guías, ángeles y seres que nos acompañan en este plano, nos inspiran ideas y pensamientos que influyen en que tomemos la dirección prefijada, siempre desde la perspectiva de un amor puro, pero el libre albedrío es mas fuerte que la inspiración y si uno se empeña en en tomar cierto camino, pues también está bien. No pasa nada. Más experiencia.

Karma es una especie de energía con memoria, como un libro con poder, que va registrando todas las cosas, palabras, pensamientos que vamos teniendo, diciendo o pensando en cada una de las vidas que vamos experimentado.  También se relaciona el karma con el cuerpo aurico o aura.
Hay karma «positivo» o de alta frecuencia y karma «negativo» o de baja frecuencia, es una especie de libro de cuentas. Todas mis buenas acciones suman energía de alta frecuencia y todas mis malas acciones suman energía de baja frecuencia. Cuanto más alta es la frecuencia más hacia lo espiritual va siendo la persona, cuanto más baja, mas hacia lo animal.
Las acciones, palabras y pensamientos no tienen la misma potencia si son ejecutados por un ser más espiritual que por un ser más animal, al que más tiene más se le dará y a su vez, más responsabilidad tiene por sus acciones, palabras y pensamientos sabiendo el poder que tienen.

Por eso las personas que creen que tienen una mayor luz espiritual pueden amar y dar luz, iluminación, guía a las personas que su comportamiento demuestra que carecen de dicha revelación en lugar de juzgarlas y condenarlas y apagar la pequeña llama que todos aun tienen.

Nuestras acciones, palabras y pensamientos, no solo se registran en términos absolutos de energía sino que también hay memoria concreta.
Si en una vida fui un dictador tirano, en otro vida puede, PUEDE, que elija ser alguien explotado.

Otro aspecto muy discutido del karma, en el que no todos están de acuerdo, es que por “bueno” o “malo” que sea el karma si el alma lo solicita puede ser borrado completamente y empezar de cero, pero generalmente todos queremos equilibrar nuestro Karma para experimentar aquellas cosas que nos quedaron pendientes.
No es un castigo ni una recompensa como pudiera parecer, sino que es una simple ley de compensación y equilibrio.

Tanto el Karma como la reencarnación, que están íntimamente asociados, son conceptos que los occidentales hemos importado de las religiones orientales, como el budismo, el hinduismo, el yainismo.. etc. las cuales no comparten las mismas interpretaciones del Karma , del destino, de la reencarnación… pero sí que tiene una base común, una idea central de la que sacamos estas conclusiones.
El concepto de destino o predestinación es compartido tanto por las religiones orientales como por las occidentales.

El concepto oriental del Karma es similar al concepto del Libro de la Vida de las religiones occidentales, pero se diferencia en que el karma se va compensando en diversas vidas humanas (según las religiones orientales) y el libro de la vida será abierto después de una única vida (según las religiones occidentales).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *