La creación del universo.

Mucha gente oye hablar de esta capacidad que los seres humanos tenemos de participar en la creación del universo por medio del pensamiento y se emociona. Le gusta la idea de la Ley de la Atracción y comienza a imaginar cosas y no pasa nada. Poco a poco va perdiendo fuerza y va dejando la disciplina de sostener el pensamiento, especialmente cuando vienen “hechos” y “realidades” contrarias. 

Otros cuando tienen una visión clara de algo que quieren hacer, se lanzan a ponerlo en práctica antes que se haya cumplido el tiempo de gestación* necesario. Por ejemplo, un compañero mío soñaba con dejar su trabajo y montar una empresa. Él conocía la ley de la atracción y me animaba a que yo montara la empresa con él. Me parecía buena idea pero aun no tenía la plena certeza de que era mío (clave fundamental para pasar al plano físico) y le dije que debíamos esperar. El no quería esperar, sabía que tenia la visión, iba a ir todo perfecto, “hay que tener fe “me decía”. Bien, el caso es que montó la empresa justo al inicio de la crisis del 2009 y el 2011 cerro con perdidas. ¿Dónde está el secreto, entonces? ¿Qué es lo que mi amigo hizo mal?

 En el libro de Génesis, capítulos 1 y 2, se relata la creación del universo en lo que tradicionalmente se interpreta como la recopilación de dos versiones que eran difundidas de padres a hijos aprendiéndolas de memoria como era habitual en la antigüedad. Pero, esas dos “versiones” están puestas ahí con un propósito.

 En el primer capítulo Dios crea el universo en 6 días. Cada día avanza un paso en lo que él consideraba necesario. El espacio, la luz, la materia, los estados de la materia, las plantas los seres vivos… etc.  No vamos a entrar en detalle de analizar cada paso, pues no es el propósito de este breve análisis pero es importante tener en mente que cada día se concentró en crear un aspecto determinante.

 Tanto la cronología de la creación como su duración, entran en conflicto con las leyes y opiniones científicas generalizadas. Esto ha sido causa de discusión desde que existe la ciencia.

 Los teólogos fundamentalistas defienden que son 7 días literales y los científicos han calculado con un error del 0,87% que tiene 13.730.000.000 años.

 ¿Quién tiene razón? No dudamos en que Dios es capaz de crear el universo de un chasquido, si Él quisiera lo haría así. Pero yo interpreto que no lo hizo así.

 Vamos ha hacer un análisis detallado del día sexto en el que Dios crea al ser humano. Este día es detallado en el capitulo 1 y en el capitulo dos de formas muy distintas.

 En el capitulo 1 dice:

 Gén 1:26  y dijo:  «Hagamos al ser humano

 a nuestra imagen y semejanza. 

  Que tenga dominio sobre los peces del mar, 

  y sobre las aves del cielo; 

  sobre los animales domésticos, 

  sobre los animales salvajes, 

  y sobre todos los reptiles

  que se arrastran por el suelo.»

 

Gén 1:27  Y Dios creó al ser humano a su imagen;   lo creó a imagen de Dios. 

  *Hombre y mujer los creó.

 Y en el capítulo 2 dice:

 Gén 2:7  Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra,  y sopló en su nariz hálito de vida,  y el hombre se convirtió en un ser viviente.

 Gén 2:21  Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y,  mientras éste dormía,  le sacó una costilla y le cerró la herida.

 Gén 2:22  De la costilla que le había quitado al hombre,  Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre,

 Gén 2:23  el cual exclamó

 

Como podemos ver, en el capítulo 1 Dios lo creo (y fue una realidad), y en el capitulo dos, Dios tomo barro, formó al hombre, le sopló, le dio el espíritu, le anestesió, formó a la mujer… (yo pienso que el termino “hombre” se debe traducir como humano, y que el primer hombre tenía todo de hombre y todo de mujer y que lo ocurrió es que se separó en lo que hoy vemos como hombre y mujer) No nos desviemos, capítulo 1 Dios lo creo, capitulo dos, Dios tomo barro, formo…etc.

 En el capitulo 1, Dios se tomo un día entero para crearlo, pero ¿Dónde lo creo? Porque en el capitulo dos tardó algo más y según la ciencia bastante más… ¿entonces?

 Primero, pensó lo que quería, lo creo en su mente, le dio forma mental y diseño todos y cada uno de sus detalles. Un día de Dios para crearlo. Después que fue una realidad en su mente, comenzaron a suceder cosas en el plano físico. Tomando el tiempo necesario en este plano y según las leyes de este plano (algunas todavía por descubrir, que Newton no estaba tan acertado parece ser). Además tuvo que intervenir en varias ocasiones en el curso de la historia, cosa que procura evitar.

Así se nos enseña  que Dios tomó 6 días en lo que parece que fue un gran esfuerzo mental, pues al séptimo descansó, para crear en su mente lo que tardó 13.730.000.000 años en darle forma física y energética (y aún no ha terminado)

En conclusión, debemos seguir este ejemplo magno, de tomar el esfuerzo mental de crear algo que deseamos y no parar de pensar en ello, repetirlo, pintarlo, darle forma mental hasta que aparezca en tu corazón la convicción de que es tuyo. Cuando eso ocurra, que pueden pasar años dependiendo de nuestra capacidad de concentración, la materia sin formar se comienza a transformar de una forma que no se puede explicar ni comprender, pero suceden cosas que confluyen en la consecución de lo que primero hemos creado. También pueden pasar años.

 En esta fase, ciertas cosas pasan delante de nosotros y debemos de tener el valor (fe, confianza)  para cogerlas. Pero…. Este es otro tema 😉

Si has leído hasta aquí es que te apasionan estos temas tanto como a mí. Gracias por tu compañía. Deja un comentario, siempre se agradece.

 

 

*La ley de la gestación es uno de los pilares básicos del nuevo Pensamiento, junto con la Ley de Atracción y La ley de la gratitud (Hay otras leyes menores, aunque no menos importantes) 

2 comentarios
  1. Tatiana
    Tatiana Dice:

    Interesante tu articulo, lo que a mi me resulta complicado es saber qué es lo que realmente se quiere tener una visión clara, confiar en que ya es tuyo y tener fé pero mi complicación es que tengo claro lo que no quiero pero lo que quiero no!! te hablo en el ámbito profesional…
    Agradezco de corazón que compartas con todos tus aportaciones.
    Un saludo

    Responder
    • Jaime Segarra Campanya
      Jaime Segarra Campanya Dice:

      Hola Tatiana,
      Gracias por tu aporte. Lo que comentas es la parte más complicada para todo el mundo creo yo. Todos deseamos muchas cosas y a veces no sabemos cual nos gusta más y en cual debemos poner todo nuestro empeño. Yo he llegado a la conclusión que somos los creadores de nuestra realidad, y que cualquiera que sea el camino que tomemos, es el buen camino. También nos ayuda buscar la paz interior como prueba de estar alineados con nuestra alma.
      Bendiciones – namasté.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *