La desaparición del universo

Una vez hubo una conversación acerca de los problemas económicos por los que estaba pasando una ONG religiosa. El ambiente era depresivo pues la “realidad” era muy cruda. Hubo un joven que habló acerca de no  mirar alrededor, sino mirar a Dios,  que El proveería  lo que fuera necesario  y que no debían plantearse el cerrar y cosas similares. A lo que una de las responsables dijo “anda niño, baja un poco, baja de las nubes”.

Dios comprende nuestros desánimos y temores, El es un padre amoroso. Es la energía infinita, es el Todo Cósmico y el hombre sencillo. Sabe lo difícil que nos resulta a veces esta vida y por eso Él insiste de muchas maneras que salgamos de este mundo. Pero no se refiere solamente a salir del mundo en el sentido de dejar las costumbres materialistas, quiere que dejemos el mundo literalmente.

Obviamente estamos aquí, en la tierra y no podemos abstraernos de nuestras responsabilidades, nos hemos encarnado para disfrutar de esta forma de existencia y para aprender de ella. Pero necesitamos llegar a la consciencia de que se producirá la desaparición del Universo y que nada de todo lo material que aquí consiga es el verdadero propósito de mi existencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *