La Expiación

Dios es Uno aunque se manifiesta de distintas formas individualizadas. Hubo una gran división en los cielos y se formó el universo que ahora vemos y perdimos la consciencia de la Unidad.  En esa división surgió un ente, una fuerza poderosa que trata que la división, la dualidad permanezca, que el ser humano no sea conscientes de quien es realmente, y si algún día llegara a ser consciente (el ser humano) de quién es verdaderamente, esta fuerza trata que al menos, piense (y viva) que el hombre es un ente separado de Dios.

Esta división no surgió como un error, algo  que a Dios se le escapó de las manos, sino que forma parte de un propósito concreto: La dualidad proporciona la experiencia.

Los habitantes del Cielo trabajan en armonía con este propósito divino. Hay mucha ayuda que está a nuestra disposición sin que sea necesario hacer nada para merecerla. La perfecta unidad con Dios no se alcanza, ya se tiene, es un regalo, un presente, solo hay que encontrarla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *