La verdad más básica


Todo lo que haces, lo haces por ti mismo.

Esto es verdad, porque tú y todos los demás son Uno.

Lo que hagas por otra persona, lo harás par ti. Lo que no hagas por otra persona, no lo harás para ti. Lo que es bueno para otro, es bueno para ti y lo que es malo para otro, es malo para ti.

Ésta es la verdad más básica. Sin embargo, es la verdad que con mayor frecuencia ignoran.

Cuando tiene una relación con otra persona, esa relación sólo tiene un propósito. Existe como un vehículo para que decidas y declares, para que crees y expreses, para que experimentes y cumplas tu noción suprema de Quién Eres Realmente.

Si Quien Eres Realmente es una persona amable y considerada, cariñosa y compartida, compasiva y amorosa, entonces, cuando estás siendo estas cosas con otros, está dando a tu Yo la experiencia suprema por la cual llegaste al cuerpo.

Por ese motivo tomaste un cuerpo, porque sólo en el reino físico de lo relativo podrías conocerte como estas cosas. En el reino de lo absoluto, del cual procedes, esta experiencia de conocer es imposible.

(conversaciones con Dios III. Neale Donald Walsch)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *