Me amo a mi mismo


Amar al prójimo como a uno mismo. COMO A UNO MISMO. Una de la mayores carencias del individuo actual es la falta de verdadero amor (no egolatría) hacia uno mismo. El amor al prójimo es el amor a uno mismo y el amor a uno mismo es el amor al prójimo.

 

No soy ni más ni menos que los demás. Puedo elegir verme como el ser exterior que se ve o como quien verdaderamente soy. Y la verdad es que somos un hijo/ hija de Dios. Hijo del soberano dueño de todo lo que está en el universo y fuera de él. Podemos elegir vivir como lo haría alguien consciente de esta realidad.

Verdaderamente formamos una unidad indivisible entre nosotros y con Dios. La separación nunca ocurrió, solo se permitió que pareciera que la hay para poder experimentar la dualidad.

Ahora esta revelación está al alcance de todo el mundo y por todo el mundo se enseña que formamos parte de una única Filiación en la que no hay distinción entre buenos y malos entre ricos y pobres sino que todos somos parte de todos y estamos experimentándonos a nosotros mismos a través de todos.

La enseñanza “Amad a vuestros enemigos,  bendecid a los que os maldicen,  haced bien a los que os aborrecen,  y orad por los que os ultrajan y os persiguen” no es una opción, no es una meta suprema que cuande estemos en el cielo alcanzaremos, es la consecuencia de comprender la Filiación en esta vida actual.

Puedo elegir vivir (y pensar) como quien verdaderamente Yo Soy dice que soy o como el Mundo, el Ego, El Diablo, mis pensamientos mas obtusos… dicen que soy.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *