Nada que puedas hacer


Una vida dedicada a luchar contra la tentación es una vida desperdiciada porque la iluminación, la consciencia de la unidad, la santidad que siempre se ha dicho, no se consigue por la lucha sino por la relajación, por la paz. Cuando uno está en un estado de relajación, de no preocupación, es que el Espíritu Santo puede trabajar en nuestra mente y acercarnos más y más a la Filiación, a la unidad entre todos y con Dios.

Me gustó mucho una enseñanza que compartió Mick Mars (guitarrista de Mödley Trüe) el 5 de Diciembre de 2012 en el muro de Facebook del Nuevo Pensamiento Espiritual, acerca de los dos paradigmas principales. El antiguo paradigma basado en el miedo, en el cual implícita o explícitamente se enseña que hay una condenación para quien no siga cierto camino.
Y el nuevo paradigma, basado en la libertad. En la convicción de que uno es Dios y es el creador de su propio destino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *