Pensar hablar y sentir las cosas tal y como queremos que sean

En la antigüedad la gente pensaba que tenía que levantar murallas para protegerse de los enemigos y efectivamente había enemigos de los que protegerse. Es un círculo vicioso muy difícil de romper. El miedo crea un pensamiento, el pensamiento crea la realidad,  la realidad reafirma el miedo. ¿Qué fue primero? ¿El miedo o el enemigo? Cierto que había enemigos, pero el temor, lo que pensamos que no queremos que suceda, los atrae.

Hoy en día (al menos en las sociedades “civilizadas”) nadie cree que sea necesario levantar murallas en las ciudades para defenderse de los enemigos.

¿Qué ha cambiado? ¿Que hay menos “maldad”?

Yo creo que lo que ha cambiado es lo que teme el pueblo. En lo que habla y piensa.

Ahora hablan de crisis, de malos gobiernos, de sistemas que quieren dominar el mundo… y eso es lo que hay. ¿Que es primero?

Por eso nosotros, los que consideramos que formamos parte de la familia de la luz, vamos a pensar, sentir, hablar y a tomar partido de las cosas tal y como queremos que sean.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *