Sembrar, sembrar, sembrar y cosechar


“Como piensa el hombre en su corazón, tal es él”  (Proverbios)

Lo que llena nuestros pensamientos, nuestro corazón, es lo que acabamos manifestando en el exterior. Claro que no podemos esperar resultados inmediatos, si todo lo que el  hombre deseara se cumpliera, estaríamos perdidos. Se trata, como siempre, de sembrar primero.

La ley de la cosecha es cosechar más de lo que se siembra. Siembra un acto, y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosechas un carácter. Sembrar un carácter y cosechas un destino. (James Allen)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *