Somos lo que creemos


Nosotros creemos que hay una sustancia en el Universo que impregna, rellena todos los intersticios del erróneamente llamado vacío que interactúa automáticamente con el pensamiento.

Un pensamiento sostenido en la intensidad de las emociones y en la constancia del tiempo llega a producir, fabricar, crear, aquello que el hombre piensa.

Directamente estamos dotados de ese don. Somos creadores.

El problema es que los pensamientos más tenaces y persistentes están alojados en el subconsciente y no nos damos cuenta de qué cosas, situaciones o personas estamos atrayendo hacia nosotros.

La mayoría de las personas de este mundo no creen que son ellos mismos los que están creando este mundo con sus pensamientos.

Creen, porque así nos han enseñado, que es la providencia, es Dios, es la suerte o la mala suerte, es decir, los demás, los que hacen que este mundo sea así como es ahora.

 Pero, según las conclusiones a las que están llegado cada vez más y más studiantes, es que todo esto que ven nuestros ojos, es nuestra creación.

 Entonces, un entrenamiento de la mente y de las enseñanzas sobre la fe activa,  la capacidad de crear y creer, de soñar sin temor, pueden ir desplazando la actividad del subconsciente al consciente.

 Esto no tiene que ver con la Fe en Dios. Se puede ser muy creyente pero no haber comprendido las condiciones que te convierten en un creador.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *