Entradas

Disfrutar de lo que haces

Relatos Cortos Experiencias Intensas

La voluntad de Dios es que disfrutes de lo que haces.

Sé que a algunos cristianos tradicionales les cuesta creer esto y defienden la idea que hemos venido para sufrir. Pero en mi opinión y en la de muchos autores de la espiritualidad moderna, nada más lejos de la verdad.

«Comprender esto me tomó muchos años, porque crecí principalmente con esa idea que, como saben, había algo que yo debía hacer, y si no estaba cumpliendo con ello, pensaba que Dios no estaría contento conmigo. Y cuando comprendí realmente que mi propósito principal era sentir y experimentar felicidad, empecé a hacer únicamente aquellas cosas que me causaban alegría. ¿Saben?, tenemos un dicho:  si no es divertido, no lo hagas».
(Neale Donald Walsh Conversaciones con Dios)

El nos ha creado como un libro en blanco que cada cual va escribiendo a lo largo de su vida. Con nuestras decisiones, nuestros miedos, nuestros sueños…
Claro que ningún ser humano está preparado para poder hacer de todo y bien y por eso tenemos unas cualidades innatas que nos enfocan hacia una tarea o tareas determinadas. Dios, en su conocimiento, nos ha cualificado con ciertos dones. Es difícil separar la predestinación del pleno conocimiento o omnisciencia, pero son dos cosas distintas y difíciles de entender para nuestra mente finita, limitada (Al menos la mía:-)

Para mucha gente, especialmente de carácter religioso lo más importante es «hacer la voluntad de Dios», y pasan su vida sacrificándose sin disfrutar o negándose a cosas que desean. Para, en muchos casos, darse cuanta al final de sus días que perdieron el tiempo.

Hay un mecanismo muy simple para saber si vamos por el buen camino. La diversión. Te divierte lo que haces? ¿Disfrutas con tu trabajo? ¿Lo pasas bien con tu pareja?

Sentir alegría y satisfacción en aquello que hacemos es el mecanismo que Dios nos ha dado para saber que «estamos haciendo su voluntad».

Claro que no estoy hablando de ser irresponsable. Cuando uno ha tomado una decisión errónea en la vida, debe asumir las consecuencias de esa decisión. Por ejemplo, si te has hecho padre y te das cuenta que no es lo que te gusta, pues deberás cargar con tu decisión primera. O si has creado una empresa y te das cuenta que no es lo que te gusta, debes cerrar correctamente, finiquitar a tus empleados y pagar a tus proveedores. No está bien forzar la quiebra si está en tu mano el esforzarte para cerrar bien o tienes bienes para vender.

Por eso siempre se recomienda prudencia. Porque somos libres de decidir pero no somos libres de nuestras decisiones.

Finalmente, es importante comprender también que, alcanzar cierto objetivo puede suponer sacrificios y hacer cosas que no son para nada divertidas, pero que la visión puesta en el objetivo final hace que sean llevaderas.

Libre, poderoso, capaz.

energia-libre1

Se libre de las ataduras de los dogmas y las creencias limitantes.
Ama ser una persona espiritual amando a tu prójimo como a ti mismo y entonces,
Vivirás de tal manera, que haciendo la voluntad de Dios, harás lo que verdaderamente te gusta.
Disfrutarás con tu trabajo, tu familia y tu comunidad sin  estrés y de forma sosegada.
La voluntad de Dios y la tuya trabajarán en perfecta unidad  porque somos UNO.
El deseo de tu alma y el deseo de tu mente trabajarán en armonía.
Pide estar cada día lleno del Espíritu Santo, y vivir bajo la armonía con todo el mundo.
Se humilde.
No pienses de ti menos de lo que es verdad.

Cómo sanar creencias limitantes

Hoy os traigo este interesante artículo sobre cómo sanar creencias limitantes (o limitadoras) usando las técnicas de Ho’oponopono que nos ha enviado Sarat.

Ho’oponopono, que en Haiwaiano significa «corregir un error», es un sistema que nos permite limpiar las creencias que tenemos en nuestro subconsciente. Los antiguos chamanes de Hawaii lo utilizaban para arreglar problemas familiares. Se trata de un método muy sencillo pero realmente eficaz para cambiar los pensamientos que nos limitan. Nuestro Universo está creado por nuestros pensamientos y los pensamientos vienen de lo que creemos, o sea que todo lo que vemos en el mundo de la forma es el resultado de todo lo que pensamos.
Este sistema parte del principio de que somos 100% responsables de todo lo que vemos y existe en nuestro Universo.
Por ejemplo, trae a tu mente una situación o algún recuerdo que te molesta. Seguidamente, ya sea en voz alta o mentalmente, le dices al problema:
• TE QUIERO (o TE AMO) – al hacer esto vas hacia las vibraciones altas del Amor
• LO SIENTO -dices a tu interior / al Universo/ a Dios que permites esto en su vida
• POR FAVOR PERDÓNAME- Pides perdón por permitir o atraer eso en tu Vida
• GRACIAS – Das las gracias al Universo/Dios/a tu interior por limpiar y solventar el problema
TE QUIERO(o TE AMO)-LO SIENTO-POR FAVOR PERDÓNAME-GRACIAS. También puedes cambiar el orden según tu necesidad. Di estas palabras cuando estés preocupado por algo, cuando estés triste, cuando estés asustado, siempre que estés enojado con alguien, etc.
Son palabras de amor a ti mismo y a quien se las dices es a ti mismo haciendo que cada problema o sentimiento negativo se integren en tu mente, en tu corazón, en tu alma.
Pero no olvides que, la repetición y la constancia son la clave del éxito.
También existen pensamiento arraigados en la línea familiar que se heredan como si estuvieran incrustados en nuestros genes. Por ejemplo, podemos esforzarnos mucho en encontrar oportunidades de mejora y en crear pensamientos de riqueza e incluso llegar en algún momento a disfrutar de abundancia pero por algún motivo desconocido provocamos auto-sabotajes que nos devuelven al estado de pobreza del que partimos. La mayoría de las veces esto es debido a que este pensamiento limitante (la pobreza, por ejemplo) está insertado en nuestro subconsciente familiar y por un falso sentimiento de lealtad a la familia lo mantenemos activo. Todo ello dentro de los pensamientos subconscientes de la persona.

Cómo sanar creencias limitantes. Ejercicio práctico:

Para sanar este pensamiento limitante debemos escribir en un papel el pensamiento limitante en el margen superior, a continuación dibujar el símbolo de infinito ∞ grande. En la parte inferior escribir GRACIAS PORQUE YA ESTÁ SANADO, GRACIAS PORQUE YA ESTÁ HECHO.
Ahora coges un boli y con la mano derecha dibujas el infinito siguiendo la línea del que ya tienes dibujado mientras pronuncias en voz alta el mantra: gracias porque ya está sanado, gracias porque ya está hecho. Lo repites las veces que tu intuición te mande. Ahora coges el boli y con la mano izquierda dibujas el infinito y pronuncias el mantra y lo repites las veces que necesites. Finalmente, si eres capaz, coges dos bolis y con uno en cada mano, dibujas el infinito repitiendo el mantra. En el papel quedará algo así:

como sanar - ejemplo del infinito a boligrafo

 

Publicado por Sarat

 

Dharma: Vivir amando

vivir amando lo que haces

 

Todo el mundo tiene un propósito en la vida… un don único o talento especial para ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas.

Cuando trabajas, eres como una flauta a través de cuyo corazón el susurro de las horas se convierte en música… ¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer una tela con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuese a vestirse con esa tela…
– KHALIL GIBRAN, El profeta

La ley del dharma tiene tres componentes:

El primero dice que cada uno de nosotros está aquí para descubrir su verdadero yo, para descubrir por su cuenta que el verdadero yo es espiritual y que somos en esencia seres espirituales que han adoptado una forma física para manifestarse. No somos seres humanos que tienen experiencias espirituales ocasionales, sino todo lo contrario: somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionales.
Cada uno de nosotros está aquí para descubrir su yo superior o su yo espiritual. Esa es la primera forma de cumplir la ley del dharma. Debemos descubrir por nuestra cuenta que dentro de nosotros hay un dios en embrión
que desea nacer para que podamos expresar nuestra divinidad.

El segundo componente de la ley del dharma es la expresión de nuestro talento único. La ley del dharma dice que todo ser humano tiene un talento único. Cada uno de nosotros tiene un talento tan único en su expresión que no existe otro ser sobre el planeta que tenga ese talento o que lo exprese de esa manera. Eso quiere decir que hay una cosa que podemos hacer, y una manera de hacerlo, que es mejor que la de cualquier otra persona, en este planeta. Cuando estamos desarrollando esa actividad, perdemos la noción del tiempo. La expresión de ese talento único – o más de uno, en muchos casos – nos introduce en un estado de conciencia atemporal.
El tercer componente de la ley del dharma es el servicio a la humanidad – servir a los demás seres humanos y preguntarse: «¿Cómo puedo ayudar? ¿Cómo puedo ayudar a todas las personas con quienes tengo contacto?»

Cuando combinamos la capacidad de expresar nuestro talento único con el servicio a la humanidad, usamos plenamente la ley del dharma. Y cuando unimos esto al conocimiento de nuestra propia espiritualidad, el campo de la potencialidad pura, es imposible que no tengamos acceso a la abundancia ilimitada, porque ésa es la verdadera manera de lograr la abundancia.  Y no se trata de una abundancia transitoria; ésta es permanente en virtud de nuestro talento único, de nuestra manera de expresarlo y de nuestro servicio y dedicación a los demás seres humanos, que descubrimos preguntando: «¿Cómo puedo ayudar?», en lugar de: «¿Qué gano yo con eso?»
La pregunta «¿Qué gano yo con eso?» es el diálogo interno del ego. La pregunta «¿Cómo puedo ayudar?» es el diálogo interno del espíritu. El espíritu es ese campo de la conciencia en donde experimentamos nuestra universalidad. Con sólo cambiar el diálogo interno y no preguntar «¿Qué gano yo con eso?» sino «¿Cómo puedo ayudar?», automáticamente vamos más allá del ego para entrar en el campo del espíritu. Y aunque la meditación es la manera más fácil de entrar en el campo del espíritu, el simple hecho de cambiar nuestro diálogo interno de esta manera también nos brinda acceso al espíritu, ese campo de la conciencia donde experimentamos nuestra universalidad.
Si deseamos utilizar al máximo la ley del dharma, es necesario que nos comprometamos a hacer varias cosas:
Primer compromiso: Por medio de la práctica espiritual buscaremos nuestro yo superior, el cual está más allá de nuestro ego.
Segundo compromiso: Descubriremos nuestros talentos únicos, y después de descubrirlos disfrutaremos de la vida, porque el proceso del gozo tiene lugar cuando entramos en la conciencia atemporal. En ese momento, estaremos en un estado de dicha absoluta.
Tercer compromiso: Nos preguntaremos cuál es la mejor manera en que podemos servir a la humanidad.
Responderemos esa pregunta, y luego pondremos la respuesta en práctica. Utilizaremos nuestros talentos únicos para atender a las necesidades de nuestros congéneres los seres humanos; combinaremos esas necesidades con nuestro deseo de ayudar y servir a los demás.
Hagamos una lista de nuestras respuestas a estas dos preguntas: ¿Qué haría yo si no tuviera que preocuparme por el dinero y si a la vez dispusiera de todo el tiempo y el dinero del mundo? Si de todas maneras quisiéramos seguir haciendo lo que hacemos ahora, es porque estamos en dharma, porque sentimos pasión por lo que hacemos, porque estamos expresando nuestros talentos únicos. La segunda pregunta es: «¿Cuál es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad?» Respondamos esa pregunta y pongamos la respuesta en práctica.

Descubramos nuestra divinidad, encontremos nuestro talento único y sirvamos a la humanidad con él; de esa manera podremos generar toda la riqueza que deseamos. Cuando nuestras expresiones creativas concuerden con las necesidades del prójimo, la riqueza pasará espontáneamente de lo inmanifiesto a lo manifiesto, del reino del espíritu al mundo de la forma. Comenzaremos a experimentar la vida como una expresión milagrosa de la divinidad – no ocasionalmente, sino a toda hora. Y conoceremos la alegría verdadera y el significado real del éxito – el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu.

Extraído del libro que recomiendo, «Las siete leyes espirituales» de Deepak Chopra, que podéis comprar en Amazon haciendo clic en la imagen de la izquierda o yendo directamente a Amazon y buscando el libro.

Compra los libros aunque te los hayas descargado. La ley de dar para recibir es una de las primeras leyes que tenemos que aprender y calar hondo en nuestra mente hispana de pobreza.

 

 

 

 

 

Muerte al opresor

Ha sido habitual para el hombre pensar y decir. “Muchos hombres son esclavos porque uno es opresor, odiemos al opresor.” Actualmente, sin embargo, hay una pequeña y creciente tendencia de invertir dicho juicio y decir, “Un hombre es opresor porque muchos son esclavos; despreciemos a los esclavos.”
La verdad es que opresor y esclavo cooperan en su ignorancia, y, mientras parece que se afligen el uno al otro, se afligen en realidad a ellos mismos. Un conocimiento perfecto percibirá la acción de la ley en la debilidad del oprimido y en el poder mal aplicado del opresor; un Amor perfecto, al ver el sufrimiento que ambos estados implica, no condena a ninguno; una Compasión perfecta abraza a ambos, opresor y oprimido.
James Allen

Resumen de los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz

Los cuatro acuerdos

Los Cuatro Acuerdos Toltecas:

 

1. Sé impecable con tus palabras:
Habla con integridad. Di sólo lo que quieres decir. Evita el uso de la palabra para hablar en contra de ti mismo o de chismes sobre los demás. Usa el poder de tu Palabra en la dirección de la verdad y el amor.

2. No tomes nada a nivel personal
Nada que otros hacen es algo personal. Lo que otros dicen y hacen es una proyección de su propia realidad, su propio sueño. Cuando tú eres inmune a las opiniones y acciones de los demás, no serás víctima de sufrimiento innecesario.

3. No haga suposiciones
Encuentra el coraje para hacer preguntas y expresar lo que realmente quieres. Comunícate con los demás tan claramente como sea posible para evitar malentendidos, tristeza y drama. Con sólo este acuerdo, se puede transformar por completo tu vida.

4. Haz siempre tu máximo esfuerzo
En cada circunstancia entrega lo mejor de ti mismo y trata de hacer las cosas siempre un poquito mejor. Así evitarás recriminarte o lamentarte.

Del libro Los Cuatro Acuerdos de Miguel Ruiz.

 

Esta es la descripción que viene en Wikipedia:

Para lograr entenderse a sí mismo y entender a los demás, para lograr ser felices sin ninguna influencia externa, entender que todo lo que necesitamos para lograrlo está dentro de nosotros mismos. Se debe, en primer lugar, entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias (cosmovisión) o paradigma, adquirido por influencia social, familiar, educacional, y que con frecuencia dichas creencias adquiridas los perturban mental y emocionalmente, creando infelicidad; en segundo lugar, aprender que se puede modificar el sistema de creencias para conseguir el anhelado equilibrio interior que lleva a la felicidad. Para lograrlo, se pueden poner en práctica loscuatro acuerdos (4 dogmas), que son los siguientes:

  1. «Sé impecable con tus palabras«.
  2. «No te tomes nada personalmente«.
  3. «No hagas suposiciones«.
  4. «Haz siempre tu máximo esfuerzo«.

Romper nuestros acuerdos basados en las creencias y los dogmas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas, es posible a base de recapitulación, no sólo de los efectos de nuestras emociones negativas igualmente las emociones positivas desbordadas deben ser eliminadas de nuestro sistema de creencias; dejar el ego y comenzar a ser cada vez más nosotros mismos. Ello nos puede conducir a un camino más sensato, libre y dictado por el corazón. «No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».1

 

la transmutación es el arma del maestro

La transmutación“La transmutación y no la negación presuntuosa, es el arma del Maestro” (El Kybalion)

¿Estás en enfermedad, pobreza, abandono…? deja de hablar de ello. No lo comentes con tus seres queridos, con tus amigos o contigo.

Declara cada día que “Yo soy el creador de mi realidad” “Puedo influenciar en mi realidad”  “Declaro que cada día estoy más feliz, más sano, soy más potente y tengo más fe”

“Soy un espíritu perfecto en un cuerpo que ha enfermado pero nadie me puede impedir que yo comience a decir: quiero estar sano”

Ahora me voy a imaginar felizmente sano, felizmente rico, felizmente acompañado (o felizmente lo que sea el contrario de lo que te atormenta)

Hazlo, ahora. Somos los creadores de nuestra realidad. Todo lo que nos sucede viene primero de algún pensamiento, así que usemos el poder de la transmutación metafísica, que no es más que pensar en lo contrario que nos atormenta y recrearnos en esa situación contraria. Confiar que los pensamientos son creadores. Pensar en ella, hablar de ella, imaginar cómo sería mi vida en esa nueva situación… La transmutación no es una extraña práctica mística esotérica, es una actividad que nuestra mente hace cada día en beneficio del Ego.

Cabe decir que los cambios pueden producirse enseguida o pueden tardar varias generaciones. Hay enfermedades que difícilmente pueden curarse en la vida de uno, como por ejemplo, alguien que nace sin brazos, o sin un determinado gen, difícil que le crezcan (no imposible, digo difícil), pero puede vivir una vida feliz si se lo propone.

Este es el secreto de la transmutación, hacer que los efectos negativos de algo cuyo propósito es destruirte, se conviertan en positivos, quizá por la desaparición de la causa, o por la elección de los efectos.

También cabe decir que mucha gente piensa que estas cosas ocurren milagrosamente, viniendo así de la nada, sentados en una silla esperando la transmutación, pero no suele ser así. Más bien suceden por la actitud y determinación de la voluntad que va contra viento y marea, con dificultades, trabas, y mucho tesón. Por el trabajo de equipos médicos o científicos, la colaboración entre las personas, el voluntariado  y el esfuerzo.

Todo es una rueda.

Abundancia y prosperidad

Tierra - Sol

La abundancia y la prosperidad son parte de la naturaleza y de universo en el que vivimos.

Vivir en abundancia sería lo normal si no hubiésemos creado toda esta “realidad” de escasez, que nos impide vivir la verdadera realidad.

(Imagen a escala real que compara el tamaño de la tierra con el del Sol) Wikipedia - NASA

Afortunadamente el conocimiento de la verdad está trayendo libertad a las mentes y nuevas generaciones traen nuevas esperanzas.

Hablemos del Sol, por ejemplo. Todos los días tenemos Sol GRATIS. Aunque haya nubes que lo tapen, sigue calentando el planeta.

Poner el Sol ahí para que nos caliente no es barato. Cada segundo se queman 700 millones de TONELADAS de hidrógeno. ¡CADA SEGUNDO! Pero no te preocupes, hay suficiente hidrógeno para 5.000 millones de años más.

Hagamos unos cálculos:

A precio terrestre, un kg de hidrógeno obtenido del agua por electrolisis viene a costar 5$ USD. Multiplicado por 700.000.000 kg/segundo el sol está derrochando 3.500 millones de dólares por segundo. Digo derrochando porque el 99,9999999% es para calentar la nada y ese pequeño 0,0000001% es lo que nos llega a la Tierra.
Mira si somos millonarios que tenemos todo eso para nosotros.

Y si hablamos del agua, de la tierra, del viento… todo gratis para nosotros, pero no es gratis de fabricar, tendría un coste altísimo desde nuestra pequeña visión, pero que para el universo no es nada.

Nosotros estamos conectados mentalmente con la energía del Universo, muchos creen esto ya. ¿Sí? Pues vamos a creer que esa super abundancia y derroche de recursos es lo natural.

Eliminando limitaciones

Eliminado limitaciones

 

Para alcanzar lo que se desea, debemos desprendernos de lo que no se desea. Para mostrar nuestro potencial debemos descubrir y eliminar nuestras limitaciones.

La vida es un proceso de descubrir y transmutar.

Al quitar lo sucio, aparece lo limpio, al quitar la máscara, vemos el Ser, al quitar las barreras ocurre la libertar. Todo ya estaba ahí, solo es cuestión de destaparlo, fortalecerlo y hacerlo crecer. Pero no ocurre solo, es un trabajo que se elige hacer.

Abrir la mente

Los religiosos de la época de Jesús, le preguntaron “¿Bajo qué autoridad haces estas cosas?”

Para ellos era imprescindible que cualquiera que comenzara un ministerio estuviera sometido a la jerarquía religiosa. Juzgan si un movimiento o una persona “es de Dios”, primero si está bajo autoridad, en lugar de juzgar por sus frutos.

Estaban viendo milagros increíbles que convencían a la gente sencilla. Pero para la jerarquía y “los entendidos” en las escrituras, el no estar bajo autoridad humana, las enseñanzas de interpretación no literal, su forma de hablar… eran completamente contrarios a su sistema. Y lo rechazaron.

En esta nueva era, se están moviendo nuevas revelaciones, algunas contrarias a lo que hemos creído siempre, otras difíciles de encajar, pero una vez más, como siempre, debemos juzgar por los frutos y no por la comparación con mis ideas. Es necesario abrir nuestra mente.