Entradas

El Trabajo ideal

El trabajo ideal

(Re-editado el 09/04/2020) No suele ser habitual conseguir dedicarse en vida al trabajo ideal. Las biografías de grandes hombres y mujeres que han cambiado el curso de la historia, nos demuestran que tenían un factor común:

Se centraron en lo que les gustaba hacer y ellos crearon su trabajo ideal

Invertían cada céntimo que conseguían en su propio trabajo y en sí mismos. Siempre estaban en constante formación tratando de educarse y expandir su mente siempre que tenían la oportunidad.
Es poco frecuente que invirtieran en proyectos ajenos que no les fueran familiares y su trabajo les apasionaba tanto que les absorbía todo su tiempo (aunque el trabajo que tenían que hacer no siempre era el de su agrado) Al final, su dedicación a la OBRA DE SU ALMA les trajo prosperidad.

También he observado que las personas que no ganan dinero en abundancia son los que piensas que su trabajo es odioso y que tienen que ahorrar hasta conseguir algo que sí les guste y así poder dedicarse a ese trabajo ideal que en muchos casos ni tan siquiera pueden definir. También esperan que les toque la lotería.
Algunos hacen inversiones en ganancias que prometen mucho rendimiento con muy poca inversión para conseguir perder lo poco que tienen. También piensan que el empresario es un explotador y que su puesto de trabajo es fijo independientemente de que el mercado fluctúe.

Finalmente he observado que lo que verdaderamente se ha de perseguir en esta vida es ser feliz. Pasarlo bien en armonía con el cuerpo, el alma y las demás persona, animales y cosas. Que el dinero ayuda mucho en todas estas áreas. Que la dedicación en cuerpo y alma a tus sueños de infancia y juventud requieren de mucho valor y cierto toque de locura y solo unos pocos se atreven a vivirlos.
¿Quieres un trabajo ideal? ¿Quieres ser rico? ¿Vivir en abundancia?
Persigue la realización de la obra de du vida, del deseo de tu alma, es nuestro trabajo ideal.
También puedo añadir que uno debe formarse constantemente siguiendo las leyes espirituales del dinero, trabajar las energías y los pensamientos y desapegarse de todo resultado.

Si te interesa seguir un método probado paso a paso para centrar tu mente y liderar tu vida hacia el cambio que deseas, te recomiendo el libro «El Excitante camino del Éxito» que puedes descargar aquí:

 

Como hacer realidad mis sueños

Cómo hacer realidad mis sueños.

Como hacer realidad mis sueños

El punto de partida para hacer realidad mis sueños y en si, de todo logro, es el deseo. Pero el deseo por sí mismo no es suficiente. Todo el mundo desea ser rico (o al menos tener siempre suficiente) pero no todo el mundo lo consigue. Porque desear es una cosa, pero trazar un plan con perseverancia, hacia una meta claramente definida y no cejar en el empeño… es otra.

La vida puede vivirse de muchas maneras y cada cual elije la suya. Lo importante es que realmente sea una elección y no una imposición. Si yo elijo ser pobre (como san Francisco de Asís que decía aquello tan famoso de: “Yo necesito muy poco y lo poco que necesito, lo necesito poco”) de una forma voluntaria, esta pobreza me resultará placentera y acorde al deseo de mi alma será en realidad riqueza. Porque la verdadera riqueza, no constituye en la acumulación de bienes, sino en el placer de vivir y tener todo lo necesario en el justo momento que lo necesito y si yo elijo necesitar poco, seré feliz con eso.
Pero si la pobreza me viene “impuesta” (lo pongo entre comillas porque desde la perspectiva del Nuevo Pensamiento, todo lo que me sucede, realmente lo estoy creando yo mismo) entonces me está haciendo daño.

Si crees que no has nacido para ser pobre y que mereces una vida más abundante, todo pasa por hacer exactamente lo mismo que han hecho otras personas en la historia e imitar su comportamiento. Hay unas reglas de juego y si no se siguen, no se gana.

Hay que borrar los viejos patrones esclavizadores plantando nuevos patrones, hay que definir claramente el deseo, visualizarlo, desearlo, amarlo constantemente, hay que trazar un plan viable y realista, establecer objetivos, buscar los recursos, y trabajar duro constantemente en la misma dirección siempre.

Si quieres una guía para trazar tu propio plan de éxito, puedes descargar este breve libro de forma gratuita y sin necesidad de registrar tu email. Puedes dar un like o aportar un comentario, será más que suficiente 🙂

Enlace al libro: https://www.jaimesegarra.com/libros/El_excitante_camino_al_exito.zip

La visualización funciona si trabajas duro (Oprah Winfrey). Trabajar duro en aquello que te gusta, es un placer (Steve Jobs)

La ley de la atracción desde la experiencia

La Ley de la Atraccion

 

Mucho del material que he leído acerca de la Ley de la Atracción enseña que esta ley está basada en el deseo. Muchos dicen que un pensamiento que conlleva un fuerte deseo se convierte en un imán que atrae al objeto del deseo.
Sin embargo esto no me parece que sea del todo cierto.
Y si no, explícame esto: Todo el mundo desea tener el suficiente dinero para vivir bien y si es posible muy bien. Todo el mundo lo desea y mucho. Si el deseo fuera el núcleo de la Ley, esta se cumpliría en la mayoría de las personas. Pero no es así. La mayoría de las personas sobreviven con lo justo. Si el deseo fuera la clave, todo el mundo sería rico, porque todas las personas que yo conozco desean ser ricas o al menos tener abundancia.

Es más, te diré categóricamente que no puedes atraer nada que desees.

El deseo es un arma de doble filo, porque cuando deseamos algo, generalmente, casi la mayoría de las personas, lo hacemos desde la perspectiva de la falta de aquello que deseamos. Notamos que nos falta dinero, salud o amor y lo deseamos. Intensamente incluso, pero desde la mente, desde la emoción que siente su ausencia.
Este estado es el que predomina en nuestro subconsciente, “estado de carencia” y por lo tanto nuestra energía vibra en ese tono y supongo que sabes que los tonos armónicos intercambian sus vibraciones, que trasladado al mundo dual en el que nos movemos, significa que nuestro estado mental de carencia atrae una realidad de carencia.

También hay que decir que no se puede atraer conscientemente aquello que se desea, porque la ley de la atracción consciente funciona desde la convicción de que aquello que se deseaba en el pasado ya se tiene en el presente. Esto es muy, pero que muy difícil de creer. Uno puede decirse “soy rico” o “estoy sano” mil veces, pero si la evidencia es otra, va a ser muy difícil que el subconsciente se lo crea.

Te comparto brevemente estos conceptos, para que no te frustres si llevas 30 años deseando algo que no acaba de llegar y estás a punto de rendirte.

Por eso mucha gente dice «es mejor que no tengas sueños» porque han experimentado primero frustración año tras año y segundo que al dejar de desear han tenido «la suerte» de que algunos sueños se han cumplido.

El éxito de la Ley de la Atracción consiste en visualizar el momento en el que  estamos disfrutando aquello que nos gustaría tener (En lugar de desear que llegue), a la par que se estable un plan viable, creíble para nosotros mismos de cómo vamos a hacer para llegar hasta ahí.

No es mi intención escribir un tratado sobre la Ley de la Atracción, pero te animo a que vivas tu presente con gratitud, enfocándote en las cosas que sí tienes ahora dando gracias de corazón e imaginarte dentro de dos tres años (o el tiempo que creas necesario) disfrutando de aquello que deseas.

.

 

La Ley de la Atracción

condicionantes_del_observador

La posición del observador ante un objeto complejo determina la visión que tiene de él.

La ley de la atracción es uno de los pilares sobre los que se asienta el movimiento del Nuevo Pensamiento, es la capacidad o el don que Dios a dado a los seres humanos de participar activamente en su creación.
El mecanismo facilitado es el pensamiento sostenido con deseo y emoción. (Esta frase tiene miga)
Dicen que es el secreto mejor guardado y que ahora está siendo desvelado pero no es así. Muchos maestros lo explicaron claramente como Jesús y el evangelio de San Marcos es un documento público:
Cualquiera que diga a este monte:   Quítate y arrójate al mar,  y no dude en su corazón,  sino crea que lo que dice va a suceder, le será concedido.

Por eso os digo,  que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido,  y os serán concedidas.  Mr 11:23-24

Pero por alguna razón que no acabo de entender se habla muy poco de este pasaje. Y si alguno me dice, no es que es metafórico, que hable con la higuera que se secó.

Otros autores más modernos dicen lo mismo, pero con otras palabras:

Wallace D. Wattles, el autor de “La ciencia de hacerse rico” un libro muy recomendable, dijo en 1910:
         «Hay una materia pensadora de la cual todas las cosas son hechas y que, en su estado original, impregna, penetra, y llena los interespacios del universo. En esta sustancia, un pensamiento produce la cosa que es imaginada por ese pensamiento. El hombre puede formar cosas en su pensamiento, y si impregna con su pensamiento a la sustancia sin formar, puede causar la cosa que él piensa debe ser creada.»
         Él defendía que había una sustancia en el mal llamado vacío que era la responsable de todo lo que se ve (¿no te suena haber oído esto de los científicos de ahora?)
Mira:
Los astrofísicos nos dicen que,  en todo el universo que somos capaces de ver, hay un 70% de energía que no se ve (energía oscura) pero que saben que está. (http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa_oscura) y otro tanto de masa que no se ve (agujeros negros). Saben que está,  pero no la pueden medir todavía.
Esta energia – masa oscura está cercándose en el llamado Bosón de Higgs o también “Partícula de Dios”.   (http://es.wikipedia.org/wiki/Bos%C3%B3n_de_Higgs) Dicen que, al parecer, es una partícula invisible que ocupa el vacío y que toda la materia proviene de ahí;-)
Bien, según el Nuevo Pensamiento, esta materia-energía, interactúa con el pensamiento, de tal forma que si se sostiene en el tiempo, la intensidad y las emociones, ese pensamiento llega a tomar forma física.
Como ves extiendo la simple nota de que el pensamiento produce lo que se desea pues no es así. Para que la Ley de Atracción sea una realidad el pensamiento debe ser sostenido (a veces por mucho tiempo). Además, tiene que ser un deseo verdadero, tienes que estar convencido de que ya es tuyo y tienes que sentir una intensa emoción cuando piensas en ello.
Muchos gurús de la vida moderna, del café instantáneo y el microondas, lo pintan como si de magia de se tratase y no es así.
Una de las tareas más difíciles es sostener un pensamiento durante años a pesar de que las circunstancias sean completamente adversas y seguir emocionado. Por eso mucha gente fracasa tras haber intentado poner en práctica este principio. Es duro, hay que ser constante y hay que trabajar. Por eso es que es «el secreto mejor guardado» y solo unos pocos «iluminados» lo conocen. Pamplinas. Lo que pasa es que hay que trabajar y mucho.
Hay técnicas para ayudar a nuestra humana vagancia a sostener un pensamiento:
1.- Tiene que ser algo que de verdad deseas. Una de las cosas más difíciles es saber realmente lo que queremos.
2.- Empieza por poco.
3.- Escríbelo y apréndetelo de memoria. Léelo todos los días varias veces.
4.- Haz un mural con fotos de lo que estás pidiendo.
5.- Agrega esta petición en tus oraciones.
6.- No hagas declaraciones que son mentira. No digas “soy rico, soy rico” si no lo eres. Imagínate rico, viviendo en el lugar que  te gusta y rodeado de la gente que te gusta. Puedes declara que tu riqueza se está formando en algún lugar del universo, pero no mientas, pues al hacerlo confundes a tu cerebro.
7.- Si amas a Dios y alguna vez has pedido que Dios tome el control de tu vida y te ayude a vivir como un hijo de Dios, los ángeles ministradores intervendrán y te impedirán que hagas algo que no va a favor de la ley de Dios.

Por supuesto no basta con «pensar» hay que ver las oportunidades, atreverse a tomarlas y trabajar físicamente en la cosecución de la idea… pero esto lo veremos en el próximo capítulo;-)

 

Trabajar por placer (II)

Trabajar por placerTrabajar por placer es en mi opinión uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos la mayoría de personas y a la vez es el principal deseo que aparcamos a un lado en la vida. Aceptamos «la realidad» y sucumbimos a trabajar por pura necesidad.

(Ver Trabajar por placer I)

No es fácil llegar al punto en el que trabajar por placer y no por obligación, es nuestra realidad, pero he aquí algunos puntos que te invito a considerar:

Sabemos que tenemos múltiples cuerpos que tienen una cierta correlación entre sí. Está el cuerpo físico, el cuerpo mental, el cuerpo emocional, el cuerpo espiritual…
Todos estos tienen distintos nombres según las culturas y las religiones, pero que están ahí.
Existe una relación directa entre la actividad de estos cuerpos y la realidad que nos rodea, cada cual la afecta a su manera y según la energía que tenga en un presente dado. Así, el cuerpo emocional, es un ente con una gran capacidad de alterar las energías creadoras para que las circunstancias presentes y por tanto futuras, cambien.
El pensamiento consciente y los objetivos mentales del cuerpo mental tienen poca influencia sobre el cuerpo emocional, que sigue sus propias leyes. El cuerpo mental, con el conjunto de nuestros deseos y sueños, puede dirigir el comportamiento hacia el exterior, pero no suprimir las estructuras emocionales inconscientes.
Así, por ejemplo, una persona puede aspirar conscientemente al amor, el éxito, la buena salud, e inconscientemente, con su cuerpo emocional, estar creando lo contrario debido a la sutil línea que existe entre el deseo de algo y el sentimiento de su falta.
Cuando una persona desea algo no puede evitar ser consciente de que no lo tiene y sentir en todos sus cuerpos esa carencia, muchas veces con dolor. Al sentirlo, es lo que proyecta con su cuerpo emocional y ya hemos dicho que este tiene una gran capacidad de crear. El cuerpo emocional crea más de aquello que te hace sufrir y el círculo vicioso se cierra.
Generalmente, cuando estamos en este círculo (porque todos estamos de alguna manera, sea en la salud, en las relaciones, en el trabajo, en la economía…) no somos para nada conscientes de esta relación y nosotros mismos no podemos verlo. Es más nos enfadamos cuando alguien nos dice que es responsabilidad nuestra y no que es algo causado por un agente exterior como, “yo siempre he argumentado”.
Si tenemos la suficiente humildad para poder reconocer nuestra responsabilidad en todo el presente que nos rodea, podemos darle la vuelta a la situación, poco a poco, con esfuerzo y la asistencia de un terapeuta profesional.

Para poder darle la vuelta a esta natural y humana forma de ser de la que todos somos copartícipes, todos los maestros, desde el principio de la era humana, nos han enseñado lo mismo, que vivamos en gratitud con el presente actual, en armonía con todos y con Dios/ Todo lo que es. Una gratitud sincera que mana del corazón sabiendo que de todas las circunstancias en la vida se puede aprender.
Así mismo, que imaginemos nuestros sueños con la felicidad de un niño, sin apego al resultado y que vivamos el hoy.
Estamos en la escuela de la vida y vamos aprendiendo a ser felices.
La mayor felicidad no se obtiene por la consecución de los sueños sino por la dedicación a aquello por lo que nos hemos encarnado en servicio a los demás. Generalmente nuestros sueños profundos tienen que ver con este “Dharma” este propósito de la vida. Los sueños más pequeños o más materiales, están bien y son parte de las “posadas/hospedajes” del camino, de la diversión, el entretenimiento, la comodidad, pero la verdadera pregunta que te invito a plantearte hoy es: ¿por qué he decidido encarnarme? (o ¿por qué Dios me envió a la tierra? si lo anterior te suena raro)
Esta es la gran pregunta que nos conduce a la verdadera felicidad.hacernos mas conscientes

Hay una forma bastante sencilla de saber cuál es el propósito de mi vida y es haciéndonos esta pregunta:
Si yo tuviese todo el dinero necesario, todo el tiempo necesario, toda la salud necesaria, ¿qué estaría haciendo?
Se trata de ponerte en situación mental, pensando que tienes todo eso de verdad y preguntarte de corazón en qué estarías ocupado.
Una vez contestada esta primera pregunta la segunda es: ¿Cómo puedo servir a la humanidad con este deseo profundo?
Al dedicar nuestra vida a aquello que amo en servicio a los demás, viviré más feliz y también se reorganizan los distintos cuerpos para armonizar hacia los dictados de la mente consciente en lugar de los caprichos de la mente inconsciente y los poderosos engramas o programas neuro-emocionales que nos encauzan a repetir una y otra vez los mismos errores, aunque esto es tema para otro post 🙂

Bendiciones – Namaste

 

(Ver Trabajar por placer I)

 

 

Trabajar por placer (I)

Trabajar por placerLa ley del «Dharma» o dicho en castellano, Trabajar por placer

Podemos elegir muchos caminos en esta vida, cada decisión nos lleva a algún lugar en concreto, unos más acertados y otros menos, y aunque de todas las situaciones podemos aprender si queremos, nos va mejor si escuchamos nuestro corazón antes de decidir.
La vida es mucho más emocionante si escuchamos a nuestro Ser interior y seguimos ese deseo interno que subyace desde nuestra más tierna infancia. Esa ilusión por ser músico, o artista, o misionero, o cualquier actividad “del corazón” que por circunstancias de la vida no se ha llegado a materializar nunca.
Todos tenemos un propósito principal en esta vida que envuelve el mayor aprendizaje en un entorno feliz. Es el llamado “DHARMA”. Este propósito viene acompañado de talentos especiales para poder desarrollarlo en el mejor servicio de los demás. Cuando aplicamos el talento unido con el servicio, experimentamos un éxtasis especial, un gozo difícil de describir, porque nace del espíritu, de lo más profundo de nuestro ser. Es la bendición de Trabajar por placer.
Por eso debemos dejar a un lado los paradigmas que siempre nos han enseñado y con juicio cabal redirigir nuestras vidas hacia la felicidad de la realización de los sueños infantiles antes de que lleguemos a viejo y pensemos que he desperdiciado mi vida.Trabajar por placer 2

Un buen amigo mío, Fran Escudero, que es Bahai, me habló de kahlil Gibran, El profeta, que se convirtió a esta fe, y lo estuve buscando y encontré pensamientos preciosos, como el que ha inspirado este post de hoy. Mira que hermoso:

“Cuando trabajas, eres como una flauta a través de cuyo corazón el susurro de las horas se convierte en música…
¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer una tela con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuese a vestirse con esa tela…”
– KHALIL GIBRAN, El profeta

 

(Ver Trabajar por placer II)

Dharma: Vivir amando

vivir amando lo que haces

 

Todo el mundo tiene un propósito en la vida… un don único o talento especial para ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas.

Cuando trabajas, eres como una flauta a través de cuyo corazón el susurro de las horas se convierte en música… ¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer una tela con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuese a vestirse con esa tela…
– KHALIL GIBRAN, El profeta

La ley del dharma tiene tres componentes:

El primero dice que cada uno de nosotros está aquí para descubrir su verdadero yo, para descubrir por su cuenta que el verdadero yo es espiritual y que somos en esencia seres espirituales que han adoptado una forma física para manifestarse. No somos seres humanos que tienen experiencias espirituales ocasionales, sino todo lo contrario: somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionales.
Cada uno de nosotros está aquí para descubrir su yo superior o su yo espiritual. Esa es la primera forma de cumplir la ley del dharma. Debemos descubrir por nuestra cuenta que dentro de nosotros hay un dios en embrión
que desea nacer para que podamos expresar nuestra divinidad.

El segundo componente de la ley del dharma es la expresión de nuestro talento único. La ley del dharma dice que todo ser humano tiene un talento único. Cada uno de nosotros tiene un talento tan único en su expresión que no existe otro ser sobre el planeta que tenga ese talento o que lo exprese de esa manera. Eso quiere decir que hay una cosa que podemos hacer, y una manera de hacerlo, que es mejor que la de cualquier otra persona, en este planeta. Cuando estamos desarrollando esa actividad, perdemos la noción del tiempo. La expresión de ese talento único – o más de uno, en muchos casos – nos introduce en un estado de conciencia atemporal.
El tercer componente de la ley del dharma es el servicio a la humanidad – servir a los demás seres humanos y preguntarse: «¿Cómo puedo ayudar? ¿Cómo puedo ayudar a todas las personas con quienes tengo contacto?»

Cuando combinamos la capacidad de expresar nuestro talento único con el servicio a la humanidad, usamos plenamente la ley del dharma. Y cuando unimos esto al conocimiento de nuestra propia espiritualidad, el campo de la potencialidad pura, es imposible que no tengamos acceso a la abundancia ilimitada, porque ésa es la verdadera manera de lograr la abundancia.  Y no se trata de una abundancia transitoria; ésta es permanente en virtud de nuestro talento único, de nuestra manera de expresarlo y de nuestro servicio y dedicación a los demás seres humanos, que descubrimos preguntando: «¿Cómo puedo ayudar?», en lugar de: «¿Qué gano yo con eso?»
La pregunta «¿Qué gano yo con eso?» es el diálogo interno del ego. La pregunta «¿Cómo puedo ayudar?» es el diálogo interno del espíritu. El espíritu es ese campo de la conciencia en donde experimentamos nuestra universalidad. Con sólo cambiar el diálogo interno y no preguntar «¿Qué gano yo con eso?» sino «¿Cómo puedo ayudar?», automáticamente vamos más allá del ego para entrar en el campo del espíritu. Y aunque la meditación es la manera más fácil de entrar en el campo del espíritu, el simple hecho de cambiar nuestro diálogo interno de esta manera también nos brinda acceso al espíritu, ese campo de la conciencia donde experimentamos nuestra universalidad.
Si deseamos utilizar al máximo la ley del dharma, es necesario que nos comprometamos a hacer varias cosas:
Primer compromiso: Por medio de la práctica espiritual buscaremos nuestro yo superior, el cual está más allá de nuestro ego.
Segundo compromiso: Descubriremos nuestros talentos únicos, y después de descubrirlos disfrutaremos de la vida, porque el proceso del gozo tiene lugar cuando entramos en la conciencia atemporal. En ese momento, estaremos en un estado de dicha absoluta.
Tercer compromiso: Nos preguntaremos cuál es la mejor manera en que podemos servir a la humanidad.
Responderemos esa pregunta, y luego pondremos la respuesta en práctica. Utilizaremos nuestros talentos únicos para atender a las necesidades de nuestros congéneres los seres humanos; combinaremos esas necesidades con nuestro deseo de ayudar y servir a los demás.
Hagamos una lista de nuestras respuestas a estas dos preguntas: ¿Qué haría yo si no tuviera que preocuparme por el dinero y si a la vez dispusiera de todo el tiempo y el dinero del mundo? Si de todas maneras quisiéramos seguir haciendo lo que hacemos ahora, es porque estamos en dharma, porque sentimos pasión por lo que hacemos, porque estamos expresando nuestros talentos únicos. La segunda pregunta es: «¿Cuál es la mejor manera en que puedo servir a la humanidad?» Respondamos esa pregunta y pongamos la respuesta en práctica.

Descubramos nuestra divinidad, encontremos nuestro talento único y sirvamos a la humanidad con él; de esa manera podremos generar toda la riqueza que deseamos. Cuando nuestras expresiones creativas concuerden con las necesidades del prójimo, la riqueza pasará espontáneamente de lo inmanifiesto a lo manifiesto, del reino del espíritu al mundo de la forma. Comenzaremos a experimentar la vida como una expresión milagrosa de la divinidad – no ocasionalmente, sino a toda hora. Y conoceremos la alegría verdadera y el significado real del éxito – el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu.

Extraído del libro que recomiendo, «Las siete leyes espirituales» de Deepak Chopra, que podéis comprar en Amazon haciendo clic en la imagen de la izquierda o yendo directamente a Amazon y buscando el libro.

Compra los libros aunque te los hayas descargado. La ley de dar para recibir es una de las primeras leyes que tenemos que aprender y calar hondo en nuestra mente hispana de pobreza.

 

 

 

 

 

Muerte al opresor

Ha sido habitual para el hombre pensar y decir. “Muchos hombres son esclavos porque uno es opresor, odiemos al opresor.” Actualmente, sin embargo, hay una pequeña y creciente tendencia de invertir dicho juicio y decir, “Un hombre es opresor porque muchos son esclavos; despreciemos a los esclavos.”
La verdad es que opresor y esclavo cooperan en su ignorancia, y, mientras parece que se afligen el uno al otro, se afligen en realidad a ellos mismos. Un conocimiento perfecto percibirá la acción de la ley en la debilidad del oprimido y en el poder mal aplicado del opresor; un Amor perfecto, al ver el sufrimiento que ambos estados implica, no condena a ninguno; una Compasión perfecta abraza a ambos, opresor y oprimido.
James Allen

Resumen de los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz

Los cuatro acuerdos

Los Cuatro Acuerdos Toltecas:

 

1. Sé impecable con tus palabras:
Habla con integridad. Di sólo lo que quieres decir. Evita el uso de la palabra para hablar en contra de ti mismo o de chismes sobre los demás. Usa el poder de tu Palabra en la dirección de la verdad y el amor.

2. No tomes nada a nivel personal
Nada que otros hacen es algo personal. Lo que otros dicen y hacen es una proyección de su propia realidad, su propio sueño. Cuando tú eres inmune a las opiniones y acciones de los demás, no serás víctima de sufrimiento innecesario.

3. No haga suposiciones
Encuentra el coraje para hacer preguntas y expresar lo que realmente quieres. Comunícate con los demás tan claramente como sea posible para evitar malentendidos, tristeza y drama. Con sólo este acuerdo, se puede transformar por completo tu vida.

4. Haz siempre tu máximo esfuerzo
En cada circunstancia entrega lo mejor de ti mismo y trata de hacer las cosas siempre un poquito mejor. Así evitarás recriminarte o lamentarte.

Del libro Los Cuatro Acuerdos de Miguel Ruiz.

 

Esta es la descripción que viene en Wikipedia:

Para lograr entenderse a sí mismo y entender a los demás, para lograr ser felices sin ninguna influencia externa, entender que todo lo que necesitamos para lograrlo está dentro de nosotros mismos. Se debe, en primer lugar, entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias (cosmovisión) o paradigma, adquirido por influencia social, familiar, educacional, y que con frecuencia dichas creencias adquiridas los perturban mental y emocionalmente, creando infelicidad; en segundo lugar, aprender que se puede modificar el sistema de creencias para conseguir el anhelado equilibrio interior que lleva a la felicidad. Para lograrlo, se pueden poner en práctica loscuatro acuerdos (4 dogmas), que son los siguientes:

  1. «Sé impecable con tus palabras«.
  2. «No te tomes nada personalmente«.
  3. «No hagas suposiciones«.
  4. «Haz siempre tu máximo esfuerzo«.

Romper nuestros acuerdos basados en las creencias y los dogmas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas, es posible a base de recapitulación, no sólo de los efectos de nuestras emociones negativas igualmente las emociones positivas desbordadas deben ser eliminadas de nuestro sistema de creencias; dejar el ego y comenzar a ser cada vez más nosotros mismos. Ello nos puede conducir a un camino más sensato, libre y dictado por el corazón. «No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».1

 

La vida es un proceso de mejora continua

Un proceso de mejora continuaLa vida es un proceso de mejora continua en el que vamos averiguando cosas de nosotros mismos que no nos gustan o que claramente vemos que hay que mejorar.
Esas “cosas” oscurecen, tapan, bloquean, impiden que nuestros dones, talentos innatos, buena salud, abundancia… salgan a la luz.
Cuando las descubrimos, (muchas veces después de una crisis) debemos elegir qué hacer con ellas, ya que al venir a la luz pueden aumentar su poder debido al enfoque que se le da, o pueden ser eliminadas y un brillo natural saldrá a relucir.
Casi siempre, el perdón es la clave.

Estas cosas representan muchas veces nuestros miedos, frustraciones, heridas y pensamientos más enterrados de los que no somos conscientes, pero que repercuten en nuestro carácter, en el tipo de personas con las que “nos cruzamos”, en nuestra salud o nuestra enfermedad…

Cuando descubro algo que no me gusta, algo que debo de cambiar, cuando otros me irritan, cuando me suceden “penurias”,  son como pilotos de alarma que se encienden para nuestro beneficio, para que seamos conscientes que hay algo que necesita tratamiento.

Al venir a nuestro consciente tenemos que elegir, entre amar o guardar rencor, entre la alegría o el enojo, entre polos opuestos, casi siempre. Es la técnica del alma para hacernos conscientemente poderosos. Nunca se cansa de repetirnos las mismas cosas.

La transmutación consciente es el arma del maestro, no la negación presuntuosa. Por eso no debemos ignorar los males, sino ser conscientes de la realidad y decidir convertir todo lo que nos sea posible en el polo más positivo del que seamos capaces.

Para los que estén involucrados en procesos de mejora en sus empresas, les recomiendo el libro de

ELIYAHU M. GOLDRATT «LA META»

http://www.casadellibro.com/libro-la-meta-un-proceso-de-mejora-continua-3-ed/9788479787189/1054992

Es un clásico que ya tiene sus años, pero del todo actual