Entradas

El Trabajo ideal

El trabajo ideal

(Re-editado el 09/04/2020) No suele ser habitual conseguir dedicarse en vida al trabajo ideal. Las biografías de grandes hombres y mujeres que han cambiado el curso de la historia, nos demuestran que tenían un factor común:

Se centraron en lo que les gustaba hacer y ellos crearon su trabajo ideal

Invertían cada céntimo que conseguían en su propio trabajo y en sí mismos. Siempre estaban en constante formación tratando de educarse y expandir su mente siempre que tenían la oportunidad.
Es poco frecuente que invirtieran en proyectos ajenos que no les fueran familiares y su trabajo les apasionaba tanto que les absorbía todo su tiempo (aunque el trabajo que tenían que hacer no siempre era el de su agrado) Al final, su dedicación a la OBRA DE SU ALMA les trajo prosperidad.

También he observado que las personas que no ganan dinero en abundancia son los que piensas que su trabajo es odioso y que tienen que ahorrar hasta conseguir algo que sí les guste y así poder dedicarse a ese trabajo ideal que en muchos casos ni tan siquiera pueden definir. También esperan que les toque la lotería.
Algunos hacen inversiones en ganancias que prometen mucho rendimiento con muy poca inversión para conseguir perder lo poco que tienen. También piensan que el empresario es un explotador y que su puesto de trabajo es fijo independientemente de que el mercado fluctúe.

Finalmente he observado que lo que verdaderamente se ha de perseguir en esta vida es ser feliz. Pasarlo bien en armonía con el cuerpo, el alma y las demás persona, animales y cosas. Que el dinero ayuda mucho en todas estas áreas. Que la dedicación en cuerpo y alma a tus sueños de infancia y juventud requieren de mucho valor y cierto toque de locura y solo unos pocos se atreven a vivirlos.
¿Quieres un trabajo ideal? ¿Quieres ser rico? ¿Vivir en abundancia?
Persigue la realización de la obra de du vida, del deseo de tu alma, es nuestro trabajo ideal.
También puedo añadir que uno debe formarse constantemente siguiendo las leyes espirituales del dinero, trabajar las energías y los pensamientos y desapegarse de todo resultado.

Si te interesa seguir un método probado paso a paso para centrar tu mente y liderar tu vida hacia el cambio que deseas, te recomiendo el libro «El Excitante camino del Éxito» que puedes descargar aquí:

 

Como hacer realidad mis sueños

Cómo hacer realidad mis sueños.

Como hacer realidad mis sueños

El punto de partida para hacer realidad mis sueños y en si, de todo logro, es el deseo. Pero el deseo por sí mismo no es suficiente. Todo el mundo desea ser rico (o al menos tener siempre suficiente) pero no todo el mundo lo consigue. Porque desear es una cosa, pero trazar un plan con perseverancia, hacia una meta claramente definida y no cejar en el empeño… es otra.

La vida puede vivirse de muchas maneras y cada cual elije la suya. Lo importante es que realmente sea una elección y no una imposición. Si yo elijo ser pobre (como san Francisco de Asís que decía aquello tan famoso de: “Yo necesito muy poco y lo poco que necesito, lo necesito poco”) de una forma voluntaria, esta pobreza me resultará placentera y acorde al deseo de mi alma será en realidad riqueza. Porque la verdadera riqueza, no constituye en la acumulación de bienes, sino en el placer de vivir y tener todo lo necesario en el justo momento que lo necesito y si yo elijo necesitar poco, seré feliz con eso.
Pero si la pobreza me viene “impuesta” (lo pongo entre comillas porque desde la perspectiva del Nuevo Pensamiento, todo lo que me sucede, realmente lo estoy creando yo mismo) entonces me está haciendo daño.

Si crees que no has nacido para ser pobre y que mereces una vida más abundante, todo pasa por hacer exactamente lo mismo que han hecho otras personas en la historia e imitar su comportamiento. Hay unas reglas de juego y si no se siguen, no se gana.

Hay que borrar los viejos patrones esclavizadores plantando nuevos patrones, hay que definir claramente el deseo, visualizarlo, desearlo, amarlo constantemente, hay que trazar un plan viable y realista, establecer objetivos, buscar los recursos, y trabajar duro constantemente en la misma dirección siempre.

Si quieres una guía para trazar tu propio plan de éxito, puedes descargar este breve libro de forma gratuita y sin necesidad de registrar tu email. Puedes dar un like o aportar un comentario, será más que suficiente 🙂

Enlace al libro: https://www.jaimesegarra.com/libros/El_excitante_camino_al_exito.zip

La visualización funciona si trabajas duro (Oprah Winfrey). Trabajar duro en aquello que te gusta, es un placer (Steve Jobs)

Claves del éxito en la pareja

Amor en parejaHe pensado mucho estos días acerca del tema del amor en la pareja, acerca de por qué tantas parejas fracasan en sus buenas intenciones iniciales, porque, que yo sepa, nadie se casa con el deseo de separarse dentro de unos años, sino que la intención es de amor eterno.

Lo que veo es, que la mayoría de las relaciones viven unos dos años de enamoramiento y luego un período de tranquilidad o “calma chicha” que pronto se convierten en  alternancia de períodos de amor y hostilidad.

De pronto, un día tu pareja hace algo que te exaspera de una forma que no puedes aguantar, te agarra en un mal día y vienen las primeras discusiones. Luego la reconciliación. Los períodos de amor intenso con los de hostilidad intensa, se alternan de forma sistemática, en crescendo, que según cada pareja son de días, semanas, meses…

La relación amor – odio en la pareja acaba por convertirse en una adicción

 

Los Roper

La mayoría de las personas que viven en pareja, acaban viendo esto como normal, sus padres así se lo dicen, sus amigos así se lo dicen, las series de televisión se lucran con esas situaciones «cómicas» y con los años, si los períodos de hostilidad no sobrepasan cierto límite de cada cual, su forma de vida se convierte en una adicción, un hábito, esa «zona de confort» * en la que parece que, al menos, estás vivo.

Es la alternancia de los estados de la dualidad del mundo en el que vivimos que pretende darnos la sensación de estar vivos, pero no es más que una mera ilusión. Veo mucha pareja encadenadas a este proceso sin saber cómo salir.

El problema surge cuando se pierde el equilibrio

Cuando los ciclos destructivos ocurren con demasiada frecuencia e intensidad, (que por cierto ocurre mucho más de lo que se aparenta), sucede que muchos matrimonios o vidas en pareja que ya son mayores, ya ni se soportan, pero tampoco tienen las ganas o el coraje de romper con lo establecido e iniciar una nueva vida o simplemente no saben cómo salir de ahí.
En mi opinión, es mejor extirpar aquello que cuando enferma se convierte en un tumor, siempre y cuando no sabes cómo sanarlo, porque ese tumor lo único que está haciendo es contaminar todo lo demás. Nadie quiere tener que extirparse un miembro de su cuerpo, lo que le gustaría es sanarlo, pero si no sabes cómo hacerlo, si recurres a los profesionales y no saben cómo sanarlo, lo mejor es extirpar.

Ahora bien, hay que considerar en este punto, si se ha llegado a experimentar ese estado insoportable por una programación mental heredada, porque en tal caso el problema se repetirá y la ruptura de la pareja no será la solución.

 

Dado que vivimos bajo un universo dual, las polaridades son ínter-dependientes y alguno pudiera pensar que si pueden eliminar el lado negativo, entonces todo sería positivo, pero lo cierto es que mientras estemos en este mundo, la dualidad formará parte de todo lo que hagamos. Lo positivo contiene lo negativo y lo negativo contiene lo positivo y hasta que no amemos intensamente a ambos no nos elevaremos hasta experimentar el Amor verdadero.

El amor y el odio son manifestaciones naturales, a nuestra frecuencia humana, de distintos grados de una energía mucho más elevada que es el Amor verdadero, el Amor de Dios o de los dioses, el Amor puro, AMOR con mayúsculas que casi ninguno de nosotros puede tan siquiera imaginar en su totalidad pero que a la vez estamos capacitados para experimentarlo.

Este Amor es tan raro de ver como los humanos iluminados y difícilmente podré yo ahora hacer una descripción de lo que es este Amor, pero sí puedo decir que muchos lo hemos experimentado en algún momento cuando ha habido un estado de desconexión total con el Ego o la mente errada y hemos, por decirlo de alguna manera, como «ascendido» a una capa de paz y ausencia de todo y presencia de todo a la vez. Un estado de no yo.

Este Amor no tiene contrario porque está en la frecuencia pura, y no se ha dualizado, es un Amor muy difícil de sostener porque, uno tiene que batallar con el día a día y por supuesto consigo mismo, (porque, recuerda, no son los demás el problema). Pero de todas las metas que los seres humanos podemos fijarnos en esta vida, creo, que la de experimentar el Amor verdadero, es la más importante.

Hay tres energías puras que coexisten con la dualidad y una de ellas, la más importante, es el AMOR.

La forma que conozco en la que el verdadero amor se puede sostener en una pareja, es que cada uno de ellos sea consciente del Ser que verdaderamente es, viva su propia vida en el presente, no tenga expectativas con respecto al otro y se desapegue de cualquier resultado. Sencillo 🙂

Básicamente es vivir el presente siendo consciente del Ser divino que verdaderamente soy. Creo que la palabra clave aquí es: Consciente.

No hay un único camino para llegar a este estado de consciencia, pero el único camino es conocer la verdad. El conocimiento de la Verdad te hará libre. Es el conocimiento de la divinidad, no la existencia de la divinidad, lo que nos “salva”.

Lee, lee mucho de autores conscientes. Siempre digo que hay más salud, dinero y amor en las bibliotecas que en ninguna otra parte.

Comparte si te ha gustado 🙂

——————————————————————————————

*La “Zona de Confort” se refiere a esa forma de vivir a la que nos hemos acostumbrado, aunque en realidad no sea, precisamente  confortable y que salir de ahí nos produce miedo.

.

.

Conectar con Dios para ser feliz

Conectar con Dios - El ritual de la felicidadHablar de Dios es difícil, porque hay muchos conceptos preconcebidos acerca de lo que significa «Dios» y de como relacionarse con ese ser, entidad, energía, persona, Padre o quien sabe la cantidad de formas que hay para referirse al Ser Supremo que todo lo llena y que sabemos o intuimos que está ahí y que de alguna manera nosotros formamos parte.

Así que quitando prejuicios me referiré a Él – Ella – Ello como Dios.

Hay muchas formas de conectar con Dios, con Todo lo que es, con la fuente infinita que lo llena todo…

La primera y principal es siendo consciente de que somos Uno con Dios. Que nuestro Ser más profundo es una unidad inseparable con el Todo.
Esto es fácil de decir pero difícil de creer. Porque el ser humano natural ha bloqueado esta conexión y si no se recibe una comprensión acerca de cómo conectar, el hombre natural se hace bruto y más animal que hombre.
Como el Maestro Yeshúa dijo: “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”
Es el conocimiento de la verdad lo que verdaderamente libera, no la existencia de la verdad. Esto de “conocer” implica un entrenamiento, una disciplina. Porque en un momento dado de la vida, de pronto se te ilumina un concepto de la Verdad y uno toma la decisión de seguir cierto rumbo, pero a partir de ahí hay mucho por descubrir y por poner en práctica.

A medida que el ser humano va siendo más consciente de su verdadero Ser, se hace más poderoso, más creador, más dueño de su supuesta realidad.

Para poder conectar con Dios se nos ofrecen muchas formas naturales que nos permiten entrar en esa disposición de recibir de la Fuente la energía necesaria para sanar, para liberar, para romper lazos, para corregir ideas erróneas… Por ejemplo:

La meditación.

Meditar es entrar en un lugar de reposo de los pensamientos. Callar la afanosa mente y conectar con la respiración de uno mismo, con el movimiento oscilante de energías que entran y salen de la realidad humana a la realidad del Todo. Constantemente estamos entrando y saliendo de la Potencialidad Pura a la realidad física. Ese entrar y salir se hace poderoso cuando conscientemente tomamos de la energía de la Potencialidad Pura y la traemos a la realidad humana.

La oración.

Relacionarse con Dios como si de un Padre se tratara, es una forma muy sencilla para que nuestra mente humana pueda participar de esa relación. Para muchas personas esta es la mejor manera de ver a Dios y no necesitan comprender ni investigar acerca de lo abstracto. Cuando yo estoy saturado de información y veo que hay tantas ideas acerca de Dios, siempre vuelvo a mis bases cristianas y charlo con Dios como si fuera un Padre sabio, justo, bondadoso. Es sencillo. Es poderoso, es liberador.

Vivir el ahora.

Hay un poder infinito en la decisión y aplicación de disfrutar del momento presente. El presente es lo único que hay. El pasado no existe y el futuro es incierto. Solo podemos vivir el presente. Esto no significa ser un irresponsable y no planificar, significa disfrutar del ahora y vivir la vida con el propósito de ser feliz.
Yo siempre pongo el ejemplo del maquinista que conduce un tren de gran tonelaje. Tiene que empezar a frenar muchos kilómetros antes de llegar a la estación. No puede ser un irresponsable y decir, “bueno, ya frenaré cuando llegue a la estación” ni tampoco estar todo el viaje preocupado por si los frenos funcionarán.

El desapego.

Una de las ataduras más fuertes a esta supuesta realidad es el apego a los resultados, a mi verdad, a mis deseos… Las expectativas de ciertos resultados o ciertos comportamientos en los demás es una de las principales causas de ruptura o división. Liberarse del apego es muy difícil, pero es una puerta increíblemente poderosa para conectar con el Ser.

 

Si te a gustado el artículo, me ayudas si lo compartes 🙂 Gracias.

Trabajar por placer (I)

Trabajar por placerLa ley del «Dharma» o dicho en castellano, Trabajar por placer

Podemos elegir muchos caminos en esta vida, cada decisión nos lleva a algún lugar en concreto, unos más acertados y otros menos, y aunque de todas las situaciones podemos aprender si queremos, nos va mejor si escuchamos nuestro corazón antes de decidir.
La vida es mucho más emocionante si escuchamos a nuestro Ser interior y seguimos ese deseo interno que subyace desde nuestra más tierna infancia. Esa ilusión por ser músico, o artista, o misionero, o cualquier actividad “del corazón” que por circunstancias de la vida no se ha llegado a materializar nunca.
Todos tenemos un propósito principal en esta vida que envuelve el mayor aprendizaje en un entorno feliz. Es el llamado “DHARMA”. Este propósito viene acompañado de talentos especiales para poder desarrollarlo en el mejor servicio de los demás. Cuando aplicamos el talento unido con el servicio, experimentamos un éxtasis especial, un gozo difícil de describir, porque nace del espíritu, de lo más profundo de nuestro ser. Es la bendición de Trabajar por placer.
Por eso debemos dejar a un lado los paradigmas que siempre nos han enseñado y con juicio cabal redirigir nuestras vidas hacia la felicidad de la realización de los sueños infantiles antes de que lleguemos a viejo y pensemos que he desperdiciado mi vida.Trabajar por placer 2

Un buen amigo mío, Fran Escudero, que es Bahai, me habló de kahlil Gibran, El profeta, que se convirtió a esta fe, y lo estuve buscando y encontré pensamientos preciosos, como el que ha inspirado este post de hoy. Mira que hermoso:

“Cuando trabajas, eres como una flauta a través de cuyo corazón el susurro de las horas se convierte en música…
¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer una tela con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuese a vestirse con esa tela…”
– KHALIL GIBRAN, El profeta

 

(Ver Trabajar por placer II)

Ser feliz en el trabajo

Como ser feliz en el trabajoTodo el mundo quiere ser feliz en el trabajo. ¿Quien quiere tener un jefe odioso, más problemas de los que puede atender, malos compañeros…etc? Nadie, eso es evidente. Pero ¿cómo podemos hacer para encontrar ese trabajo ideal? ¿Ese trabajo feliz?
Lo ideal sería que los jefes de la empresa fueran seres llenos de luz, amor, inteligencia y sabiduría y esa energía fuera descendiendo hacia los empleados. O que viviéramos en un mundo ideal, maravilloso de paz y amor. Pero de momento, no parece que sea así.
No te desanimes,  hay esperanza, podemos cambiar el mundo. Podemos cambiar la realidad más cercana a nosotros mismos.

En realidad, no es necesario que seas un personaje famoso o un gran líder parar hacer una importante contribución a este mundo. Si haces tu trabajo con buena voluntad y amor, tratando de pensar ¿Qué necesita la empresa donde trabajo? O ¿qué puedo aportar de mayor valor a mis clientes? Ya estás haciendo una gran contribución: estás añadiendo luz a la humanidad.
Quien es fiel en lo poco, cada vez recibirá más. Pero quien no es fiel en lo que ahora tiene entre manos, que no espere mucho más de la vida.
Da lo mejor de ti, con amor. Si no puedes hacerlo pensando en tus jefes, hazlo pensando en ti.
Las dificultades, los jefes difíciles, los clientes exigentes, míralos como maestros y bendícelos (ben-decir = decir bien, hablar bien). Todas las personas que nos rodean, vienen a ser maestros para nuestro crecimiento. Si estás pasando por una mala relación con tu jefe, este es solo un maestro para que algún día seas el mejor jefe del mundo. Y si es en una relación sentimental, pues igual estás aprendiendo como tener mejores relaciones.
Piensa bien, habla bien, actúa mejor.
El “chip” mental cambia cuando uno se da cuenta de lo pasajero e irreal de la vida humana. De la cantidad de conceptos y paradigmas creados por nuestra propia mente colectiva.
Si analizamos todo lo que nos pasa desde una perspectiva exterior, como desde fuera del mundo y con una visión eterna, si somos capaces de ser conscientes del Ser que verdaderamente somos, entonces, todo lo terrenal es muy pasajero y ya no tiene tanta importancia y verás como de pronto eres feliz en el trabajo.
Sirvamos a la humanidad o al Ser Supremo, de todo corazón con alegría en aquellas pequeñas cosas que ahora tenemos entre manos y estaremos arrojando grandes dosis de luz y energía creadora para que nosotros y los demás la tomen en sus momentos de debilidad.
Todo lo que hacemos con amor, vuelve multiplicado con amor. ¿Quieres ser feliz en el trabajo? Haz que tu jefe sea feliz en su trabajo. Que tu empresa gane más. Que sus clientes estén más contentos. La clave es dar con alegría. Si no lo puedes hacer por ellos, hazlo por ti. Recuerda: son maestros.
Todo lo que hacemos con resentimiento, disgusto, rabia, enojo… vuelve multiplicado en esa misma frecuencia y nos pasaremos la vida preguntándonos por qué.
Siempre que hacemos algo en lo que las emociones están implicadas, creamos cosas en esa misma frecuencia de la emoción.
Dale la vuelta a la tortilla y decide ser feliz en el trabajo. Eres el creador de tu trabajo ideal.

.

.

.

la realimentación del pensamiento

Una emoción habitualmente representa un patrón de pensamiento amplificado y energizado, y puesto que a menudo es una carga energética excesiva, no es fácil inicialmente permanecer presente lo necesario para poder observarlo. Quiere apoderarse de usted y generalmente lo logra, a menos que haya suficiente presencia en usted.

Si usted es empujado a la identificación inconsciente con la emoción por falta de presencia, lo que es normal, la emoción temporalmente se convierte en «usted». A menudo se crea un círculo vicioso entre su pensamiento y la emoción: se alimentan recíprocamente. El patrón de pensamiento crea un reflejo magnificado de sí mismo en forma de emoción y la frecuencia vibratoria de la emoción continúa alimentando el patrón de pensamiento original. Al permanecer mentalmente en la situación, evento o persona que percibimos como causa de la emoción, el pensamiento le brinda energía a la emoción, que a su vez energiza el patrón de pensamiento y así sucesivamente.

Edckar Tolle – El Poder del Ahora

 

El Ser interior

El ser InteriorA la hora de establecer la identidad de nuestra personalidad, hay dos enfoques principales: Está el enfoque en nuestro yo no visible, al que se le llama espíritu, alma, Yo superior, Ser interior… y el enfoque en nuestro yo visible, que es nuestro ego, con su mente errada, su cuerpo y sus actividades.

El yo no visible, es silencios, independiente, eterno y poderoso en el tiempo y la fuerza.

El yo visible (asociado al Ego) es ruidos, dependiente, limitado en el tiempo y el poder.

Toda persona que tenga más de 50 años, estará de acuerdo conmigo que existe un ser exterior que cada vez se deteriora más, y un ser interior que sigue joven y animado con cualquier cosa si le dejamos. A medida que pasan los años, esta separación es cada vez más evidente.

El yo interior es nuestro verdadero Ser y es inmune a la crítica, a los desafíos, a las circunstancias y no le teme a nada ni nadie y con todo, es humilde y no se siente superior. Tiene consciencia de su unidad con todos y con el Ser Supremo.

El yo exterior siempre se siente amenazado, y siempre tiene miedo, ataca a los demás para protegerse o tiene que estar defendiendo su posición. Depende totalmente de las circunstancias, de sus títulos, dinero, honores o  poder. Teme siempre, porque sabe que va a desaparecer pues solo existe por tiempo limitado.

Cada persona tiene la capacidad de poder elegir el yo con el que su mente se identifica. La mente es otro elemento, distinto del Ser interior y puede estar alienada con uno u otro yo.

La mente es el instrumento, la interfaz que conecta con la energía universal. Todo lo que cree verdaderamente (consciente o inconscientemente) pasa al plano de la aparente realidad. Cuando la mente conecta con el Ser (Dios – Energía – Universo – La Fuente….) comienza a crear realidades de felicidad, abundancia, paz, éxtasis, libertad… porque son los atributos del Ser.

Cuando la mente conecta con el Ego, comienza a crear realidades de infelicidad, escasez, guerra, aburrimiento y esclavitud. Porque son los atributos del Ego.
La mente lleva siglos y siglos alineada con el Ego y siempre está «hablando» y haciendo mucho ruido. Para escuchar al Ser interior debemos aprender a silenciar la mente y que se convierta en un instrumento de nuestro Ser.
Bendiciones – Namaste

Cómo librarse del rencor

El temor, la crítica, la condenación, el rencor… destruyen. Además impiden que se realicen nuestros sueños.

Si nuestras oraciones no están siendo contestadas, es muy probable que aún estemos guardando rencor hacia alguien o hacia algo como una institución, una religión, un recuerdo, algo. Si vemos que no se acaba de quitar el temor, la tristeza, el desánimo, casi con certeza, que es porque hay algo que no hemos perdonado totalmente.

Para poder perdonar verdaderamente algo «imposible» de perdonar se necesita ser consciente de la naturaleza divina de uno mismo o pedir ayuda a la divinidad para suplir la falta de fe o conocimiento de mi Yo Superior.

Si es así, podemos hacer este tratamiento: “Espíritu Santo, reconozco tu presencia y te pido ayuda. Quiero perdonar a todo el que necesite mi perdón y a mí mismo. Sé que en el plano espiritual no hay nada que perdonar y que el rencor solo está en mi mente, pero perdono porque así  es como llego a ser uno con Dios. Gracias Padre-Madre que siempre oyes mis oraciones.”

Ya vimos anteriormente que perdonar no significa permanecer en el lugar ni con las personas que nos hacen daño; significa no guardar rencor.

Cómo vencer la culpabilidad

Cuando te veas que empiezas a sentir culpabilidad no le dejes que siga. Puedes decir algo así:

“Reconozco mi error, pero no me siento culpable porque se que estoy encerrado en un cuerpo imperfecto que nunca jamás alcanzará la perfección y que continuamente estará equivocándose y cometiendo errores hasta que se muera. Mi yo verdadero, el eterno, el yo Cristo, es uno perfecto con Dios. Estoy encerrado en esta capa de consciencia terrenal que me hace pensar que estoy alejado de Él y quiere creer que es un ser independiente y libre, que prefiere alimentar su ego e ignorar cuál es su fin. Pero he comprendido que yo no soy este que ven los demás, aquel/ aquella, que veo en el espejo. Como Jesús el hijo del hombre, yo también soy uno con Cristo, el Hijo de Dios.”

El propósito de esta oración es, en primer lugar liberarnos de la culpabilidad y en segundo lugar, aunque no menos importante, trasladar el Yo Cristo al nivel consciente.