Ten fe y ello será suficiente


Hay un mensaje que va creciendo de principio a fin: este mundo es pasajero, ilusorio. No es el propósito de nuestra existencia. Apreciamos este universo por que es lo que conocemos, con su individualismo, sus dualidades, sus placeres… pensamos que es divertido estar aquí y “disfrutar de lo bueno de la vida” y realmente podemos, siempre que tengamos por meta primero el completar nuestras lecciones de perdón y hayamos comprendido que todo lo que está debajo del Sol, es vanidad. La palabra vanidad significa altivez, orgullo y apariencia de lo que no es real. Cuando perdono estoy renunciando al enfoque del mundo y escogiendo la forma de pensar de Cristo.  Por esto la vida nos envía una y otra vez situaciones para aprender a perdonar.

¿Cómo podría ser un sacrificio abandonar el dolor? ¿Acaso los adultos lamentan el haber dejado sus juguetes infantiles? ¿Y quién que habiendo vislumbrado el rostro de Cristo se alegra de lo que pasa en este matadero?

Ten fe y ello será suficiente.

La voluntad de Dios es que estés en el Cielo y nada ni nadie te privará de estar en el Cielo, ni nada ni nadie privará al Cielo de tu presencia. Porque tu eres valioso/ valiosa para Dios y te está llamando. Piensa en esto, no hay muchos que lean estas líneas hasta el final y se entretengan en este tipo de lecturas. Tu quieres más. Desde siempre has sentido que quieres más.

Nada ni nadie triunfará sobre el propósito que la voluntad de Dios ha dispuesto para ti.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *